Dudas razonables

Aunque el debate se prolonga a la próxima semana con las propuestas y las votaciones, al ciudadano y a la ciudadana, esos señores de los que tanto hablan en las tribunas, les encantaría saber ya si la nación está en estado, si nació el Estado, o en qué estado está la nación. Más que nada, para ir calculando las previsiones del veraneo.
Como siempre ocurre en estos casos, el diagnóstico varía mogollón según la fuente a la que se acuda y en este caso, el arco de posibilidades se abre desde la previsión de que van a ocurrir insensateces sin cuento, a la que nos coloca al frente de la civilización, no ya la occidental, sino la mundial o intergaláctica. En el medio, los conformistas: “Virgencita, que no quedemos como estamos”.
A pesar de que buena parte del debate dedicó especial atención al negocio de los terroristas, es ahí donde aparecen las primeras dudas sobre cómo queda el patio. El presidente quiere diálogo a toda costa, pero sin hacer concesiones políticas, y al saberlo, la duda se agranda, porque una de dos, o las concesiones son de otra índole, o el diálogo se limita a lamentar la mala suerte de Ezquerro fallando el penalty contra el Betis.
Supongamos que ZP está en el primero de los supuestos. ¿Cuáles son las concesiones? ¿Un mini-piso en Alonsotegi a cada miembro del comando? ¿O en Comillas, como Otegi? Quizás sean de tipo judicial: “Ala, ala; a ser buenos y nos olvidamos de Hipercor”. O de tipo eclesiástico: “Me ha dicho un tal Blázquez que no hay problema, que estáis todos perdonados con cuatro padrenuestros y la asistencia un año a la romería de la Virgen de la Guía”. O de tipo fiscal: “Si dejáis las armas, estáis exentos de IRPF durante tres ejercicios”. O escolar: “Por cada kilo de titadyn que entreguéis, os convalidan una asignatura de la ESO, de la LOE, o de lo que salga”.
En fin, que no sabemos muy bien cómo ha quedado el estado del Estado. Debimos perdernos algo.

Un comentario a “Dudas razonables”

  1. vzmcnxbi

    THAT WAS WITH EXERCISING 5 DAYS A WEEK AND EATING HEATHY. ,

Comenta