Honorato Iglesias, entre la medicina y la pintura

El médico lucense es compañero de Castelao, primo de Julia Minguillón y padre de Iglesias Requejo

SU PADRE NACE en Santiago, pero pasa en Lugo la mayor parte de los noventa y cuatro años que vive. Ramón Iglesias Camino había sido catedrático de Matemáticas, secretario del Instituto, director de El Eco de Galicia, concejal y alcalde de la ciudad, pero quizás el título con el que se afianza a la historia lucense sea el de abuelo de Julia Minguillón.

Quienes lo lloran en su casa de Amieiro el mes de agosto de 1933 son muchos más, pues a don Ramón le sobreviven los siguientes hijos: Sofía, Elena, Matilde, José, Emilia, Eva, Antonio, Honorato Iglesias López (Lugo, 1886), Emilio y Casilda, con sus correspondientes parejas, entre las que figuran Federico Minguillón, marido de Emilia y padre de la pintora, y Eloísa Requejo Buet, esposa de nuestro personaje.

Honorato está en el Cuadro de Honor de la Universidad de Santiago y luego solventa con nota la carrera de Medicina, en cuya Facultad es amigo y compañero de Alfonso Rodríguez Castelao, desde 1903 a 1909, aunque él la ejercerá más tiempo que el genio de Rianxo.

Los otros lucenses de la orla son Eliseo Díaz Anllo, de Cospeito; Guillermo Vila Vázquez, de Lugo, Ángel Otero López, de Baamonde; Horacio Peñamaría Temes y José Antonio Anllo Corral, de A Fonsagrada, José Escobar Magdalena, de Baleira y Antonio Carballeira Fernández, de Meira.

Luego entra en la Armada como médico segundo, teniente, mayor y comandante, con sucesivos destinos en el cañonero Recalde, en el Álvaro de Bazán y en el España, hasta tener destino en tierra, concretamente en la Comandancia de Marina de Vigo, donde nace su hijo, el pintor José Carlos Iglesias Requejo.

La boda se había celebrado en aquella ciudad el año 1923. Es madrina por poderes la madre del médico, Presentación López, a través de su hija Eva, y Wenceslao Requejo Pérez, padre de la novia, en cuyo domicilio tiene lugar la ceremonia, como era relativa costumbre entonces. La madre de Eloísa es Josefa Buet y Feijóo, que vivirá en Vigo hasta su fallecimiento en 1941.

En 1917, cuando todavía navega, Honorato acude a Lugo para participar en el Hotel Universal en un homenaje al catedrático de Medicina de Santiago, a la sazón gobernador civil de Lugo, Casimiro Torre y Sánchez-Somoza.

El 28 de septiembre de 1927 es uno de los oficiales de la Armada que reciben en Vigo la visita de los reyes, Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

En Vigo permanecen hasta 1935 y tras pasar por el hospital de la Marina de Ferrol, Honorato abre consulta en el número 1 de Quiroga Ballesteros de Lugo como médico especialista en enfermedades del pecho, y poco después, tras ampliar estudios en Madrid, como tisiólogo, es decir, lo mismo.

Se presenta como exagregado del Dispensario Antituberculoso de Vigo, médico de la Armada e inspector municipal de Sanidad, y ofrece tratamiento de la tuberculosis y neumotórax artificial. Su consulta, para que nadie se pierda, se ubica al lado de la Plaza de Abastos, como indica su publicidad.

Su hijo inicia en el instituto los estudios de bachillerato y aunque hace algunos años de Filosofía en Santiago, se decidirá por su vocación de pintor, como su prima, Julia Minguillón.

Honorato, que durante una época sustituye su apellido López, por el segundo de su padre, Camino, escribe en Alborada artículos de divulgación sobre prevención de la tuberculosis pulmonar el año 1935.

Y en febrero de 1965, poco antes de morir, el Ministerio de Marina le concede la placa de la Real Orden de San Hermenegildo.

Comenta