El gran truco

Todo es un artificio

Uno de los personajes que más utiliza el concepto Matria es Camilo Díaz, el padre de Isaac Díaz Pardo. Lo hace para referirse a Galicia, claro, como una suma de características femeninas al de Patria, o como una síntesis de la expresión Madre Patria.

En el ámbito gallego el neologismo hace fortuna, especialmente entre los medios de la emigración, siempre más sensibles a todo lo que estos conceptos encierran. Incluso en 1963 Manuel María le dedica al tema su artículo Ser y significado de Galicia, que publica El Progreso y donde expone: “Más que una patria es una matria definida con contornos precisos y claros”.

Todo esto quiere decir que el término rescatado el viernes en Oviedo por Yolanda Díaz tiene de novedoso lo que al arca de Noé, y da para enjundiosas e interminables divagaciones intelectuales desde que Grecia y Roma son faros culturales de la humanidad.

Más allá de eso, el hecho de pretender sustituir el concepto Patria por el de Matria es tan vacuo y galerístico como la mayoría de las ocurrencias que provienen de estas señoras y señores, encantadas de haberse conocido en el convencimiento de que han descubierto Covadonga antes que don Pelayo.

Esa manera infantiloide de abordar graves cuestiones con el cambio de una letra, con un baile de géneros, o con una rociada de los polvos de la madre Celestina y del padre Cucharón, se llama engañabobos y si ellos lo llevan a cabo es con finalidades espurias y falaces, porque en el fondo ya sabemos que tontos no son.

Que toda una vicepresidenta nos salte ahora con la matria como abracadabra político es un síntoma triste y desolador de la consideración en que nos tienen.

Claro que a lo mejor les damos motivo.

Un comentario a “El gran truco”

  1. Petra

    Por la Diosa y por el Patria.

Comenta