Caridad Castedo, el primer libro tras julio de 1936

La maestra de Outeiro de Rei elabora a toda velocidad uno para niños con la ideología de la nueva España de Franco

ES LA AUTORA del primer libro que se publica en Lugo una vez iniciada la guerra, pero ni esa circunstancia, ni el hecho de ser mujer, le valen hoy para merecer el recuerdo de nadie por una razón políticamente incorrectísima, era franquista hasta las cachas.

Hablamos de María de la Caridad Castedo Díaz (Outeiro de Rei, 1900), nacida en la parroquia de San Pedro de Arcos como hija de Francisco Castedo Novo, pero criada con sus tíos Pedro Díaz y María Carral.

Estudia en la Escuela Normal de Magisterio con las mejores notas, bien con el número uno, bien con el dos, dentro de las pruebas finales de ingreso a Magisterio.

Prueba de este liderazgo académico es su participación como conferenciante en el Instituto General y Técnico siendo alumna de cuarto curso, el año 1922. Habla sobre La mujer y su misión social, mientras que su compañero José Gayoso lo hace sobre Ciencia y enseñanza. El acto está organizado por la Asociación de Normalistas Católicos y lo preside la directora de la Escuela Normal, Carmen Pardo. Asiste el profesorado en pleno.

Caridad niega que la mujer sea el sexo débil y la analiza en un triple aspecto de madre, esposa y soltera, lo cual no deja de ser una visión moderna, aunque sitúa en la maternidad la verdadera base del feminismo.

Al finalizar la carrera conocerá tres destinos sucesivos, las escuelas de Burela, en Cervo; Todón, en Santa María de Cascallá (Becerreá) y San Xillao de Rubiás, en Lugo.

El año de 1930 se casa en la iglesia del Carmen de Lugo con Julio Mourelo Santacruz. Entre los testigos, el conocido abogado Eduardo Prieto Rivera. El refrigerio, en el Hotel Méndez Núñez.

La pareja tendrá cuatro hijas en el transcurso de los once años de matrimonio, Rosario, Julia, Caridad y Teresa. Los veranos libres de contienda se las verá por las playas de Ribadeo.

El inicio de la guerra marca también el de una intensa labor de Caridad y su marido a favor del bando nacional y aunque no hay constancia de su pertenencia a Falange, sí la hay de su fervor franquista.

Por ejemplo, cuando se solicitan donativos en oro para financiar los gastos militares, los Mourelo hacen entrega de sus alianzas de matrimonio, y en nombre de sus hijas, una cruz y dos sortijas. En otra ocasión el donativo de Caridad es de 15 pesetas, para repartir por igual entre las suscripciones pro Aguinaldo del Soldado y las Cantinas Escolares, así como la misma cantidad recaudada entre sus niños de Rubiás.

También en esa escuela la maestra organiza una velada teatral con la representación de Polvorilla, que imaginamos una versión de la zarzuela de Yrayzoz y Fernández Shaw. Recauda otras 40 pesetas que corre a entregar al Gobierno civil.

Pero su aportación más significativa va a ser la edición de un pequeño libro titulado Pensamientos Morales y Patrióticos, que ve la luz en octubre de 1936 y que es el primero que se edita en Lugo, s.e.u.o., tras iniciarse la guerra.

Calificado como “manojo de pensamientos de índole moral, propios para llevar al alma de los niños las enseñanzas morales y religiosas que han de influir luego en su vida ciudadana”, sorprende la prontitud de su redacción, profundamente antimasónica y adecuada a la España sublevada en julio, hasta el punto de que el rector de Santiago lo declara de utilidad para todas las escuelas nacionales. Se vende a una peseta en la librería Cervantes de San Pedro, antes Lombardero.

Otro lucense, Daniel Pernas Nieto publica el primer libro en gallego del mismo período, Fala d’as musas. Caridad muere en 1941.

Comenta