Robos sin alarma

1639674_43909133bb_m1

Algunos periodistas, totalmente desconsiderados con la tranquilidad ciudadana, describen a estas horas una oleada de robos que concentra sus efectos en los barrios madrileños de Móstoles, Arganzuela, La Latina y Chamartín. En provincias también se redactan noticias similares.
Coinciden sus autores con el discurso metemiedo del gobernador del Banco de España, llamado Mafo desde tiempos inmemoriales. Unos y otro están alterando de forma muy alarmante los nervios del personal, que ya no sabe si le van a birlar la pensión el día mañana, tal como advierte el gobernador; o la cartera, mañana por la mañana, al escribir de los periodistas.
No se alarmen, pero hay oleada. También Tegucigalpa, Caracas y otras muchas ciudades viven inmersas en una continua oleada desde hace muchos años y ahí están.
El subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández, dio cuenta hace unos días del aumento de delitos contra la propiedad en los territorios de su competencia. Lamentó el incremento profundamente y lo explicó a la prensa: “Esto no es el Paraíso Terrenal”, por si a alguien le cabía la más mínima duda.
Más de uno pensará que no hace falta llegar a los niveles de delincuencia del Jardín del Edén, pero al menos convendría alejarse lo máximo posible de los del Infierno.
Recuerdo ahora que en los primeros años de González se difundió por España este pareado: “Los enemigos del pueblo son tres: Guerra, Morán y Boyer”. Cuando llega a oídos del expropiador de Rumasa, el ministro trata de zafarse: “A mí me han puesto para que rime”. Es decir, que según don Miguel, los peligrosos eran los otros dos.
Ahora está claro que los enemigos son Mafo, los periodistas, y un poquito don Delfín.

16 Comentarios a “Robos sin alarma”

  1. CRONICASDEURANO

    No pretendo como algunos que las bitacoras sean a la carta pero personalmente echo en falta algun comentario sobre los efectos del orballo en el desarrollo de los grelos en el nabo y que tantos quebraderos produce a los restauradores especializados en caldo gallego y laconadas cuando las hojas no dan la talla.

  2. escéptika

    COMPLEj, miamol, no es bueno mirar con un solo ojo que se pierde la capacidad fina del relieve. Los p… ochenta, a quien les parezca maravillosos que alce el dedo -no el corazón enhiesto, y los otros recogidos- trajeron una permisividad hacia el uso de las drogas, las blandas, las duras y las semi, que parte importante de una juventud se enganchó a ellas. Es Galicia tierra castigada en la que una parte de l@s jóvenes en edad de merecer fue abducida por el p… caballo y otras harinas.

    Ello trajo -la historia es como es para los que la hemos vivido y no como nos la quieran contar- una epidemia de yonkis, colgaos y choris que te ponían la sirla en el cuello o simplemente la insulina manchada para que les soltaras lo suficiente para el próximo pico. Te lo dice quien pasó por el trance.

    Ahora la necesidad es otra. Hay legión, famélica, -nativa y iojo!, de peligrosa importación- que no tiene para comer más que lo que rebuscan en los contenedores. Si yo misma estuviera en esa situación, no dudaría, no dudaría, no dudaría en guindar lo que y a quien hiciera falta para darle trabajo a las tripas al menos dos veces al día. Del armamento ya me encargaría de que fuera disuasorio. Esto es así, lo diga Agamenón o su porquero.

    Tal vez si no se hubieran abierto tanto las puertas y los brazos a la supradicha famélica legión importada, ahora habría menos navajas brillando por las calles y menos miedo a salir de noche.

  3. escéptika

    Como no quería hacer demasiado larga la comenta anterior, les copio y pego un artículo de la mujer de Carlos Herrera, guapa y seria periodista del Canalsú.

    DIARIO DE SEVILLA

    Mariló Montero

    Me gustaría saber la identidad de los nueve expertos en los que la ministra Bibiana Aído se escuda para defender que una niña de dieciséis años puede abortar sin consultar con sus padres. Me gustaría saber de qué son expertos y si son padres y madres. Me gustaría saber en qué se fundamentan para decir que dejar tan dramática decisión en manos de una adolescente aterrada es lo mejor para ella. Me gustaría saber si se han parado a pensar que esa criatura, tras mantener una relación sexual precipitada, va a empezar a sufrir lo que la literatura científica ya ha diagnosticado ante un aborto.

    El síndrome de aborto reúne quince síntomas psicológicos que van desde la angustia al sentimiento de culpabilidad, la ansiedad, los terrores nocturnos, la depresión, los trastornos de alimentación o de la vida sexual. Síntomas que pueden llegar a aparecer, dicen los psicólogos de la Asociación de Víctimas del Aborto, incluso años después de haber abortado. Me gustaría saber con qué valor lanza la joven ministra Aído, con una sonrisa, como quien anuncia un anticonceptivo novedoso, que una niña de dieciséis años está tan capacitada para abortar como para casarse. Una niña de dieciséis años no está capacitada para abortar ni para casarse, por mucho que se esté normalizando lo que son parches en la vida. Una cosa es que lo haga y otra bien distinta la sacudida que la vida le da a una adolescente casada, quien sale adelante gracias a los apoyos de la familia. Me gustaría saber quién le va a informar a una adolescente de dieciséis años de que si se queda preñada puede abortar sin decírselo a los padres y también en quién se va a apoyar ante semejante circunstancia. ¿En la mamá-administración, o en su mejor amiga, con la que intercambia los vaqueros e inventa en su habitación coreografías de Beyoncé? Me gustaría saber si esos expertos conocen lo que es ser padres y las complicaciones a las que nos enfrentamos para conquistar la confianza de nuestros hijos en la difícil adolescencia.

    Me gustaría saber el protocolo de actuación que se llevará a cabo cuando una niña de dieciséis años acuda al centro para abortar y cómo será tratada. Me gustaría saber qué pretenden con esta propuesta de ley, que autoriza a que se rompa la confianza entre hijos y padres. Y me gustaría saber qué se pretende de los padres el día que nuestra hija decidiera abortar en soledad. ¿La recibimos con un aplauso? ¿Le damos sopa caliente? ¿Le preguntamos si llegó a ponerle nombre? ¿O quién habría sido el padre? ¿Debemos obviar el tema, o celebrarlo con una barbacoa? ¿Trae esas instrucciones la nueva reforma de la ley del aborto? Una cuestión más: ¿meterán en la cárcel a una madre que le discuta esa decisión a su hija adolescente? O es la ley del “no se lo digas a mamá porque no la necesitas”. Señorita Aído, me gustaría saber si mi hija ha abortado sola. Porque soy su madre.

  4. COMPLEJitos

    Mi apreciada Escéptika,con un sólo ojo miramos todos.Los primeros los periodistas y los segundos los que escribimos en este foro.
    Ya sabía yo que si me atracan en Arganzuela la culpa la iba a tener el amable y sonriente camarero suramericano que me sirve un vino en el Verruga, si la Joyería Modesto es atracada por unos quinquis de Huelva, la culpa es de los moritos explotados por un empresario en Cartaya.Y por supuesto, si el consumo de heroína se multiplicó en los años 80 en todo el mundo occidental,la culpa es de esos progres descamisaos del puño y la rosa que eran demasiado permisivos.Todos miramos con un sólo ojo.Una cosita más,a la inmigración no se le abre la puerta,simplemente no se le puede cerrar;y no estoy hablando de ese discurso izquierdista de los porreros melenudos del papeles para todos y la apertura hacia la multiculturalidad,no,el problema es que materialmente es imposible evitar la entrada,no hay medios para para hacerlo,como reconoció Mayor Oreja cuando era Ministro del Interior.
    Sobre lo de Aído,ufffff,prefiero no opinar.Hace ya tiempo que me invadió el terrible temor de que si escucho demasiado a esta Ministra acabaré votando al PP.En el tema del aborto trato de huir de los extremos,ni la miembra y su comité de expertos ni la Conferencia Eppiscoppal.Mantengo una ecléctica e intermedia posición Aristotélica.

  5. escéptika

    Ahí coincidimos, mon ami. ¿Ves como a veces no hay tanta distancia entre un ojo y otro? Y en medio, la nariz. Snifff.

  6. COMPLEJitos

    …lo que Aído ha unido que no lo separe el hombre.

  7. Tamarin

    Entre miembros y “miembras”. ojo de la derecha y ojo de la izquierda, con la nariz en medio y la boca debajo (esa boca que muchos no mueven, o mueven muy poco porque “ná-de-ná”), hay que alimentar a TODOS LOS POLITICASTROS, de derecha, de izquierda y de centro (y de lo que no hay, oséase, mucho separatista, que HAY MUCHO PULULANDO). Vaya contradicción.

    Desde que este menda recuerda, los políticos van a la suya, A CHUPAR DEL BOTE SIN DAR EL CAYO. Sean del color que sean. Y mientras, los pagatinis y paganinis, mejor dicho, el vulgo, a hacer caldo.

    ¿Hay alguien que, en el fondo de su ser, no tenga ENVIDIA de los políticos? Sean del color que sean, como he dicho antes.

    ¡Que tengamos que mantenerlos! ¡Manda carallo! ¿Pero hay alguno que no mire por su bolsillo? Excepciones, siempre hay…, pero, ¡nómbrenme a diez, sólo a diez!

    ¡Si mis hijos y nietos fueran políticos, olé sus “cojons”!

    La vida tiene esas cosas…

  8. SEito

    Paraíso, paridad rota ya con la fama de dos hijos varones después del primer robo al árbol;asesinato sin policía de proximidad que lo evite de tanto albedrío existente contaminando todo el medio ambiente original .
    No sé donde, pero ya existía el periodista, de lo contrario no nos habríamos enterado .
    El miedo sustituía a la alarma tranquilizándolo todo .
    Y no hablaremos hoy de la precariedad de medios materiales_humanos aparte_en la que han trabajado/trabajan las fuerzas de seguridad, ni la precariedad de conocimientos de toda la clase política, cuando veían y promulgaban como solución al descenso poblacional, la inmigración . Así, en genérico .
    Café para todos, siguiendo la costumbre de los irresponsables por ignorancia, como si esta fuese tierra de cafetales infinitos . Y a mí más que he ganado un millón de habitantes en tiempo record y ¡ soy la locomotora de la economía ¡ .
    Ignorancia generalizada y blindada con estar dos legislaturas en la platea de la carrera de San Jerónimo; nombre que viene como anillo al dedo, al ser el de uno de los más famosos Indios de La Pradera de America del Norte .
    ¡ Jerónimo ¡ gritaban los Periodistas desde su platea .
    ¡ Y ahora vas y lo votas ¡ .

  9. jabato

    Hablamos hoy de delincuencia, parece.

    En una ciudad como Lugo, este problema siempre se contempla desde una segunda fila, como los toros desde la barrera, vamos. Otra cosa es en las grandes ciudades y sus extrarradios. En Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, etc., la cuestión adquiere otras dimensiones.

    No creo que nuestros índices de delincuencia, a día de hoy, sean como para echarse las manos a la cabeza. En realidad, no hemos estado, en los últimos años, muy por encima de la media de los países de la Unión Europea. El problema es que todavía no se han notado los efectos de la recesión económica en las estadísticas delincuenciales, y ese efecto llegará, más temprano que tarde.

    Lo que yo me temo es que, en este aspecto como en otros muchos, nos destaquemos claramente de los países de nuestro entorno. En todos ellos, la crisis producirá un aumento de la delincuencia (siempre ha sido así). Pero, ¿cuánto aumentará?. No quiero pensar que nuestras cifras de inseguridad ciudadana se disparen como las de desempleo.

    Viviendo la misma crisis (según Zapatero), nuestras cifras de paro, déficit y deuda se están deteriorando mucho más rápido que las de Francia o Alemania. Como suceda lo mismo con la delincuencia, vamos aviados.

    En alguno de los post anteriores, se relaciona la inmigración con la delincuencia, y no falta quien niegue tal relación.

    Yo, personalmente, creo que esa relación no puede obviarse. Las cifras cantan y, si los datos que manejo no son erróneos (oficiales de la página Web del Ministerio del Interior), tenemos alrededor de un 40% de extranjeros entre nuestra población carcelaria.

    ¿Quiere ello decir que todos los inmigrantes sean delincuentes?. En absoluto. Al fin y al cabo, ese 40% de los presos supone aproximadamente unas 30.000 personas. De unos 4 millones de inmigrantes, ni el 1%. No puede decirse, en términos de generalización, que los inmigrantes que recibimos sean delincuentes.

    Ahora bien, está claro que el porcentaje de delincuentes es mayor entre los extranjeros que entre los nacionales. No creo que por constatar este dato pueda tacharse a nadie de xenófobo, ya que si dicho porcentaje fuera el mismo entre los españoles, tendría que haber unos 400.000 presos nacionales, y no llega a 40.000.

    Son cifras, no estadísticas. Cada uno puede interpretarlas como quiera.

  10. Manel

    No hay cosa mas falaz que las estadísticas, sin una contextualización adecuada. Sabido es aquello de que ” si tu comes un pollo y yo no como, la estadística dice que los dos hemos comido medio pollo”. Siguiendo el hilo argumental del Sr. Jabato y los anteriores, podemos decir que el 90 % de los presos son de clase baja, ergo las clases mas desfavorecidas son mas delincuentes.
    Se me ocurren al respecto algunas preguntas:
    ¿Por qué hablamos de los inmigrantes y no de los gitanos, cuando nos referimos a la delincuencia?.
    ¿Los grandes capos de la droga son inmigrantes o españolitos?.
    ¿ Los crímenes más horrendos cometidos en nuestro país (Alcasser, Marta del Castillo, palizas a mendigos….), por quién han sido cometidos?.
    ¿ Los delitos de homfobia, racismo…. de dónde provienen?.
    ¿ La delincuencia juvenil, de dónde parte principalmente, de grupos de españoles o de inmigrantes?
    ¿Por que hablamos tanto de la delincuencia de los inmigrantes y no de los beneficios económicos que este colectivo aporta a nuestro país?.
    Seguro que me dejo muchas…. Podeis continuarlas vosotros.

  11. Gorila

    Supongo que tras la respuesta del señor Manel al señor Jabato ya no le quedará duda alguna: Por supuesto que se puede llamar a alguien xenófobo, (o insinuarlo), si se analizan datos estadísticos sobre delincuencia…

    ¡Vaya que sí!

  12. celestino

    Sr. Jabato según las estadísticas de Instituciones Penitenciarias esas cifras bajarían un poco (35% población reclusa extranjera; unos 26 mil en total).
    No creo que exponer esas cifras pueda considerarse como equivalente a ser xenófobo, pero las causas como bien dice Manel son muchas y variadas: penuria económica, mayor número de presos preventivos (40 % del total!!!, está claro que los jueces no se la juegan por la falta de un domicilio fijo…), que en España hoy estamos por penalizarlo todo (cárcel para todos, repito) en vez de otras penas disuasorias o reeducativas seguramente mucho más eficaces.

    Por cierto el número de extranjeros condenados por violencia doméstica baja al 24 %, el de condenados por asesinatos/ homicidios mucho más; igual que el de violaciones; en cambio condenas por hurtos, tráfico de drogas, robos… sí que puede considerarse más alarmante.

  13. madialeva

    Hablo de lo que veo y no de lo que opino.
    A un conocido mío de la provincia de Gerona le han asaltado y robado su vivienda (una casita unifamiliar en las afueras) tres veces en la misma semana. He dicho tres veces. Como si los cacos fueran por etapas a terminar completamente una tarea inconclusa. Los dueños estaban ausentes la primera vez y al llegar vieron el estropicio. Tras el disgusto morrocotudo, ordenaron un poco todo el desmadre de cajones y armarios vaciados por los suelos y se fueron a pasar la noche a casa de una hija, pues no les dejaron ni ropa de cama.
    Pues esa noche los cacos volvieron a peinar lo que quedaba. No podían pensar en una ausencia prolongada de los dueños porque pudieron ver recogidas todas las cosas que ellos habían dejado desparramadas. No es para ser descrito el asombro de los propietarios a la mañana siguiente y volver a ver la movida repetida. Con miedo además de con indignación, volvieron a intentar recomponer el desbarajuste, volver a llamar a cerrajeros para reparar las roturas de puertas, etc. Esa segunda noche por supuesto que volvieron a domir en casa de la hija, porque tenían un susto muy fuerte en el cuerpo.
    Pues, asómbrense, a la mañana siguiente más de lo mismo: accesos reventados de nuevo y la casa, finalmente, limpia. Menos los armarios o muebles grandes o empotrados, lo demás se lo afanaron todo. Debieron ir los ladrones con una camioneta, si no no se explica. Lo bonito y educativo viene ahora: ya el primer día, por supuesto, fueron a dar parte a la comisaría de los mozos de escuadra y cartabón. Pero es que fueron también al segundo robo y al tercero. Pues que casi parecía que molestasen con su insistencia al policarpo que les atendió. No quiero ni pensar en que se tratase de alguna banda de esas violentísimas albano-kosovares o de por ahí, y que hallase a los dueños dentro. Vamos, si los ladrones tuvieron el cuajo de volver ¡tres veces! al mismo sitio es porque saben que la policía es decorativa. Mucho uniforme de coloritos pero eficacia poca o ninguna.
    Pero todo eso lo pagamos nosotros con nuestros impuestos. Ya viene Mayo, con su glorioso IRPF para ayudar a mantener a tanto inútil.

  14. madialeva

    Decía lo de que el denunciante casi molestaba en la comisaría porque, como parece natural, a la segunda vez que fue a presentar la denuncia (y no digamos a la tercera) estaba pelín alterado contra la pachorra de las fuerzas del orden, y parece ser que lo manifestó verbalmente y gestualmente de manera tan gráfica que a poco más le empapelan por desacato y ofensas a los abnegados y diligentes policarpos. Con un par. Qué país, Miquelarena.

  15. jabato

    Mantengo mi comentario en toda su extensión (salvo las correcciones numéricas, no pretendo ser exhaustivo), aunque respetando profundamente las respuestas del Sr. Manel y del Sr. Celestino, que siempre tienen cosas que aportar, aunque generalmente no coincidan con mi opinión.

    En una observación sí voy a coincidir con el Sr. Celestino: este país está en una fase en la que todas las conductas punibles pretenden conducirse al campo penal (cárcel para todos, vamos), y eso es una auténtica atrocidad. La prisión sólo debería aplicarse a las conductas socialmente más reprobables. Para las infracciones menores, debería buscarse otro tipo de sanciones.

  16. Fernando Tarrien

    The cop probably did not commit an assault by merely saying he would slap the student, as he made no gesture consistent with an attempt to slap him, or creating an imminent enough fear of a battery. However, Massachusetts does have a statute punishing threats to commit a crime against another, and the officer’s statement is clearly within the ambit of that statute as construed.

Comenta