Rosa Cedrón, una voz tubular

La cantante de Monforte realiza varias colaboraciones con el músico británico Mike Oldfield

CUANDO NACE ROSA Cedrón Fernández (Monforte de Lemos, 1972), Mike Oldfield es un músico de 19 años que está terminando de cocinar una ambiciosa sinfonía que llamará Tubular Bells. Saldrá al año siguiente para transformarlo en uno de los músicos más influyentes del siglo.

En un principio no parece que existan muchas posibilidades para que estas dos personas se encuentren en un proyecto musical de igual título, pero así fue.

La familia de Rosa se traslada a Coruña siendo ella muy niña, pero en la rúa das Hortas de la ciudad del Cabe quedan sus abuelos, Pepín y Rosita, a donde regresa con frecuencia. Es el germen musical que brotará en los dos hermanos Cedrón, Xavier y ella.

Su abuelo, José Fernández Vázquez, toca el violín y la bandurria, y pertenece a la rondalla monfortina Benfeita. Su madre también está vinculada a la actividad musical y Rosa desde los ocho años manifiesta las mismas querencias.

La culpa de que su primer impulso sea hacia el violonchelo la tuvo la actriz Lori Singer, que en las primeras temporadas de la serie Fama da vida al personaje de Julie Miller, una alumna de ese instrumento que la entusiasma. Hoy lo sigue haciendo, porque el descubrimiento de su voz no apaga su interés por el chelo, al que continúa siéndole fiel.

Rosa ya era en aquel momento alumna del conservatorio coruñés, pero Lori Singer la dirige definitivamente hacia el violonchelo, del que se hace inseparable.

La Orquesta de Cámara Municipal de A Coruña y la Banda Municipal disfrutan de esta precoz instrumentista, hasta que logra una plaza como profesora del conservatorio de Ferrol.

Todo cambia en 1996, cuando es invitada a participar en el concierto con el que Luar na Lubre quiere celebrar su décimo aniversario. Será en el Teatro Rosalía de A Coruña, y tras la actuación, a Rosa se le plantea la posibilidad de formar parte del grupo donde ya está su hermano Xavier como violinista.

Los de Luar comienzan a verla como la voz solista de la banda. Ella acepta y ante la incompatibilidad de horarios con el conservatorio, opta por dejar la docencia.

Se inician nueve años de trabajo y éxitos con el grupo, y algunas colaboraciones en solitario, donde abarca diversos géneros.

Cuatro años antes, en 1992, su promotor le había preparado a Mike Oldfield una audición de Luar na Lubre en un club de Santiago y el británico queda encantado con los gallegos, lo que trae como primera consecuencia la incorporación de la canción O son do ar, de Bieito Romero en el decimoséptimo álbum del músico, Voyager, con el título The song of the sun.

Más adelante, cuando ya está con ellos, Rosa colabora con Oldfield en el concierto de Tubular Bells III que tiene lugar en el Horse Guarde Parade, de Londres. Canta The inner child, toca el violonchelo en Monnwatch e integra los coros en otros temas.

“Tocamos juntos durante la gira de 1999 y te puedo decir que son muy buena gente”, declara Oldfield a un periodista después de la experiencia con Luar.

Pero aquella unión tiene también un final, cuando en 2005 Rosa decide seguir su carrera musical en solitario e incluso prepararse para hacer teatro. En 2007 sale su primer trabajo en esa nueva situación. Se llamó Entre dous mares.

Finalizamos con alguna de sus numerosas colaboraciones: Oldfield _ Moonlight shadow, en el espectáculo Night of the Proms _, Doa, Cristina Pato, Lucía Pérez, Yolanda Castaño, Paco Lodeiro, SonDeSeu, Sito Sedes, Enrique Ramil, Alba Felpete, Xoán Piñón, Miguel Artus o con su alumna, Sabela Ramil, concursante de OT 2018.

Comenta