Ángel Paz, cantando para Errol Flynn

El músico de Meira permanece varios meses en el cabaret parisino Sheherazade con el trío Los Chacareros

LOS CHACAREROS FUE trío y cuarteto de aires americanos y españoles que tuvo varias formaciones, y que durante muchos años actuó en locales de España y Francia, fundamentalmente.

Lo crea Ángel Paz Abelleira (Meira, 1916), uno de sus integrantes y compositor de guarachas, marchiñas y tangos que entran a formar parte del repertorio de otros artistas, como Issa Pereira.

Ángel hace la guerra como cabo y sargento provisional del Grupo de Sanidad Militar de la 8ª Región. Poco después se pone manos a la obra musical y forma el trío con un coruñés llamado Carballo e Infantes, de Valencia, aunque su preocupación es decir que se trata de un grupo gallego.

El trío se integra en la compañía de La Gitana Blanca _ Mercedes Borrull _, para realizar una gira por Francia y Dinamarca, que se prolonga más de lo previsto debido al éxito que conseguían: Marsella, Niza, Cannes, Toulouse, Montpellier, Moulijns, Copenhague, París… pero cuando la compañía regresa a España, en marzo de 1961, Los Chacareros se quedan en París, donde los identifican con la Alborada en Galicia compuesta por Ángel.

Entonces actúan en uno de los locales de mayor tradición en las noches parisinas, el cabaret Sheherazade, a donde acuden todos los famosos de paso.

Ángel presume de haber actuado para los duques de Windsor, Gary Cooper, Orson Welles, Ingrid Bergman, Ginger Rogers, Katharine Hepburn, Errol Flynn… Una buena nómina de famosos.

Es testigo de la noche en la que Errol Flynn, después de haber cenado a cuerpo de rey, solicita una rebaja en la cuenta por ser él quien era. El propietario del Sheherazade no se arruga y le hace apoquinar lo consumido. Eso sí, le acerca a la mesa dos botellas de champagne para testimoniarle su admiración. Errol volvió al día siguiente.

En aquel entonces la consumición mínima es una botella champagne, o sea, siete mil francos viejos. Los clientes les piden Granada, Marinela, Piconera y El relicario, pero como esta última no la saben, tienen que pedir la letra a España y aprenderla casi de un día para otro.

Abundan las marchiñas y las batucadas, como Río brasileiro, que es de Ángel, aunque con matices. “Lo brasileño lo cantamos como si fuera gallego y la gente no se da cuenta”. Claro, como que es una variante norteña.

Ellos cobran mil francos al día, la séptima parte de una botella, pero cada vez que actúan en la televisión les dan 10.000. Por otra parte, obtienen otros 150.000 francos de la radio y se han presentado en Gaumont y en el Olimpia, la sala de cine más grande de Europa. También hacen una película, pero Ángel prefiere olvidar su título, de lo mala que era.

Otros títulos por los que gana algunas pesetillas son, por ejemplo, Não quero ir y Tudo a broma (marchiñas), Mentirosa (corrido), Viaje por el Norte y Viaje por el Sur (estampas); ¡Ay, mi Sevilla! Y Lola la jerezana (pasodobles) y Cásate y verás (ranchera), así como Las campanas de tu boda y Lo que sueñan las mujeres, dos rumbas firmadas por su hermano Luis.

Llegan a hacer 40 discos, algunos de gran éxito, como Fiesta flamenca y un modernísimo Dansez joyeusement. Cuando regresan a España traen noticias frescas: “El existencialismo ya no existe”.

Los Chacareros viven una larga temporada actuando en toda España al lado de diferentes artistas, como Carmen Morell y Pepe Blanco. A Burgos van con un espectáculo donde coinciden Luisita Esteso, la tía de Fernando Esteso, Xan das Bolas y ellos.

Ángel fallece en 1985.

Comenta