José de Cora, inventor telegrafista

Siendo jefe de Telégrafos muere asesinado en Cibeles por el terror rojo durante la guerra civil

LA FAMILIA del teniente coronel auditor de la Armada, Jesús de Cora y Cora, y su mujer Elisa Lira Montenegro, tiene su asiento entre Santa María da Pedra, en Cariño, Viveiro y Lugo. Su hijo, el famoso general carlista, Jesús Cora y Lira, también añade Cangas de Foz a la geografía familiar y la adereza de anécdotas protagonizadas por pretendientes a la corona.

Su trayectoria está bien estudiada, pero no así la de su hermano mayor José de Cora y Lira (Viveiro, 1885), el gran olvidado de la familia. José estudia en Ferrol y se hace marquista, así llamados los alumnos de Marcos Vázquez Leal, un director del colegio del Sagrado Corazón que imprime carácter. Otro marquista es Ramón Franco Bahamonde y ambos morirán en fechas cercanas.

En 1899 aprueba los exámenes de segunda enseñanza en A Coruña y se prepara para entrar en el cuerpo de Correos y Telégrafos, al que servirá en sucesivos destinos entre Guadalajara, Lugo y Madrid. En la capital manchega se casa con Joaquina Reixa y Puig.

Cuando en mayo 1914 llega a la ciudad de las murallas entra a formar parte de la activa Juventud Antoniana e integra la directiva de la sección de sports, una de las cuatro en las que ese año se divide, al lado de Nieto, Serrano y López Lois.

La preocupación profesional de José de Cora es lograr un medio que evite las demoras en el servicio telegráfico, pues al estar centralizada la recepción de toda la provincia en las oficinas de Lugo, unos han de esperar a que acaben los otros, lo que ocasiona retrasos considerables según en qué fechas.

Esa idea le ronda en la cabeza cuando es testigo de la agresión que sufre su compañero Eugenio Olano y Silva, tío del periodista Antonio D. Olano, por parte de la madre de su hija, con la que no desea casarse, pese a reconocer su paternidad.

De acuerdo con el reglamento del Cuerpo, Cora debe instruir la información sobre el caso. En estos años, el matrimonio tiene a sus dos hijos, la escritora María Manuela y el dibujante y acuarelista Jesús de Cora Reixa, que será vecino de Lugo toda su vida.

La inquietud de José fructifica en un sistema Morse que se conocerá como Montaje Cora y que en 1923, estando ya destinado en Madrid, recibe la autorización para ser probado oficialmente. El inventor solicita que las pruebas se lleven a cabo en la provincia de Lugo, porque es la suya y porque es allí donde nace la idea de desarrollar el proyecto.

El sistema múltiple es publicado en el nº 10 de El Telégrafo Español (30-IX-1920), y tras las pruebas, en el nº 13 de la revista Electra (10-III-1924).

Después de tres años de trabajos, en abril de 1923, el jefe de la Sección de Telégrafos de Lugo, Nicolás Ballesteros presencia las pruebas del Montaje Cora con resultados satisfactorios y coincidiendo con el aniversario de la fundación del Cuerpo de Telégrafos, se celebra en Lugo un banquete en la fonda La Neutral, donde Cora explica por qué ha querido festejar aquí las pruebas y en el que intervienen Ballesteros, Goy Díaz y el propio Andrés de Olano, ya restablecido de sus heridas. Todos acuerdan ceder un día de sus haberes al Colegio de Huérfanos del cuerpo.

De nuevo en Madrid, José de Cora es nombrado jefe de Telégrafos, pero la historia le reserva un trágico final, pues llegados los años de la guerra va a sufrir toda la vesania del terror, en su caso rojo, y morirá asesinado en el propio Palacio de las Comunicaciones de Cibeles, el actual ayuntamiento.

Aunque no se conocen detalles de su muerte, en alguna fuente se atribuyen ciertas responsabilidades al republicano Serafín Marín Cayre.

Comenta