Sobrado Pereira, de Chantada a las pornochanchadas

Protagoniza, dirige y produce docenas de películas de Serie B en Brasil

LA VERDADERA HISTORIA de Manuel Augusto Sobrado Pereira (Chantada, 1928) daría para una sabrosísima novela y naturalmente, para una película movidita, que siempre fue lo suyo. Aquí, ya lo adelantamos, nos vamos a quedar cortos de espacio.

Nace en Santa María de Sabadelle y en 1953 se marcha a Brasil para dedicarse en Sao Paulo al sector inmobiliario, aunque antes de acabar la década ya entra en contacto con el cine, donde comienza siendo actor bajo el nombre de Augusto Pereira y más tarde, como productor, como M. Augusto Cervantes. Morirá allí a los 60 años.

Un hecho fundamental en su vida es el encuentro con José Mojica Marins, alias Zé do Caixâo, hijo de un torero español que a veces es descrito como una fusión entre Jesús Franco y Narciso Ibáñez Serrador, aunque en nuestro criterio, es muy inferior a ambos.

José lo hace debutar como actor en A sina do aventureiro (1957), “um western brasileiro repleto de emoçoes”, y luego en el melodrama Meu destino em suas maos (1961).

Seguidamente encaran la producción de películas de terror como A meia-noite levarei tua alma (1964), que es donde aparece el personaje Zé do Caixâo. A partir de ese título, Augusto funda la productora Iberia Cinematográfica, que lleva a cabo Esta noite encarnarei no teu cadaver (1966) y O estranho mundo de Zé do Caixâo (1967), de bastante éxito. Un libro de André Barcinski e Ivan Finotti titulado Maldito cuenta su peculiar relación con Mojica.

En julio de 1967 regresa a Chantada en compañía de su paisano José Ledo con la idea de promocionar sus producciones en España a través de Suevia Films de Cesáreo González, algo realmente difícil en aquellos años. En el cine Yeca organiza un pase privado de Esta noite… al que asiste Ánxel Gómez Montero, corresponsal de El Progreso, entre otras personas.

Ánxel advierte que la tijera de la censura española no va a salvar ciertas escenas subidas de tono, como se decía entonces, y lo cierto es que no solo eran unas escenas.

El corresponsal informa que la película costó 280 millones de cruceiros, lo que permite dotar de gran verismo la presencia de tarántulas y serpientes. 600 jóvenes participan en un casting para elegir a las siete protagonistas, aquella “que fueron capaces de soportar las aterradoras pruebas a las que fueron sometidas”.

Cuenta la historia de un doctor obsesionado por encontrar la mujer ideal y las somete a pruebas atroces en las que muchas sucumben. La elegida le dará un hijo. Aunque el film es en blanco y negro, cuando el protagonista es arrastrado al infierno, esas escenas son en color. Ánxel dice que es el mito de don Juan.

Antes de marchar, Sobrado y Ledo afirman que quieren rodar una serie de reportajes de Chantada y su intención es que el Folión de carros aparezca en una futura película, lo cual no se cumple.

Aunque el sueño de conquistar el mercado español se desvanece, Sobrado inicia entonces una nueva línea de producción erótica o directamente pornográfica, ya apuntada antes y que en Brasil, cuando son de baja calidad, se conocen como chanchadas.

A través de MASPE Filmes, su nombre aparece en películas como Meu nome e Tonho (1969); Dgajao volta para vingar (1971); A virgem e o machao (1973); Como consolar viuvas (1975); Mulher, mufher (1980); A fame do sexo (1981); O sexo nosso de cada dia (1981); Volupia de mulher (1984); Senta no meu que eu entro na tua (1984); Mulheres taradas por animais (1986) y otras hasta un total de 16.

Comenta