Carmen Arias, la nodriza sarriana del Che

Su relación con Ernesto Guevara va más allá de los años en los que trabaja como niñera para sus padres

DESDE 2008 SU vida se cuenta en un libro, “Carmen Arias. A nai galega do Che”, que firman al alimón Mónica Lázaro Jodar y Lois Pérez Leira. Este último también le dedica un documental. Neira Vilas y otros dieron razón de ella, por todo lo cual no se puede decir que Carmen Arias López (Sarria, 1907), sea una desconocida.

Carmen nace en Bade, lugar de la parroquia de Santa María de Vilamaior, donde una placa identifica su casa natal. Es la segunda hija de Benigno Arias y de Dolores López, agricultores y padres de ocho hermanos. A los 16 años emigra a Buenos Aires con una tía.

Después de cinco años de trabajos domésticos, es contratada por Celia de la Serna y Ernesto Guevara Lynch para atender a su primer hijo, el mismo que más adelante será conocido como el Che y que ella llamará Teté.

El niño había nacido en Rosario, luego vuelven a Buenos Aires y contratan a Carmen, que los acompaña a la selva de la provincia de Misiones hasta que el niño cumple los dos años. En ese momento va a nacer su hermana Celia y la familia regresa a la capital argentina, barrio de San Isidro.

En busca del mejor clima para el asma que contrae Ernesto, se instalan en Alta Gracia (Córdoba), donde estarán once años.

Cuando la mujer establece relaciones con el asturiano Alfredo Gabela, la familia Guevara llega a un acuerdo para que Carmen siga con ellos en Córdoba, pues los dos niños están muy unidos a la sarriana. Así ocurre y los dos enamorados viven casi todo el tiempo separados hasta que en el año 1937, cuando ya ha nacido el tercero de los hermanos, Roberto, se casan y deja de trabajar con los Guevara, aunque mantendrá la relación con la familia toda la vida.

“No le importaba el sueldo _ escribe Ernesto Guevara Lynch sobre Carmen _. La gallega, como la llamábamos cariñosamente, se había apegado a nosotros y quería a mis hijos como a los suyos”,

De hecho Ernesto estudia y come casi siempre en casa de los Gabela mientras cursa la carrera de Medicina y es ella la primera persona a la que le informa de haberla terminado, lo que denota el grado de unión que mantienen tiempo después de no convivir juntos.

También es normal que después de cada viaje, el Che la visite como haría con cualquier miembro de la familia, y si le remite correspondencia, firmará como Teté.

Asimismo, mientras está con la guerrilla en Cuba, Ernesto le escribe cartas en clave a su madre, pero las envía a nombre de Alfredo Gabela. Este espera a altas horas de la madrugada para llevárselas personalmente a Celia de la Serna.

Por otra parte, en agosto de 1961 tiene lugar una reunión del Consejo Interamericano Económico y Social en la ciudad uruguaya de Punta de Este, donde Cuba está representada por el Che, que en ese momento es ministro de Industrias. El marido de Carmen viaja entonces a Uruguay para encontrarse con él, ya que hacía ocho años que no se veían.

Ernesto y su hermana Celia serán los padrinos del primer hijo de Carmen, que recibe el mismo nombre que su padre. Durante los tres primeros años posteriores al triunfo de la revolución, el carteo entre Ernesto y su madre se realizó por el mismo procedimiento.

Dice su hijo que desde la muerte de Ernesto, su madre dejó de sonreír.

El hallazgo del personaje de Carmen Arias vino gracias a la escritora Anisia Miranda, esposa de Neira Vilas, cuando escribe un cómic sobre la vida del Che en la revista cubana Zunzún

En 2009 Lois Pérez Leira acaba su documental “Carmen Arias, a nai galega do Che”, y en Bade se le rinde homenaje con presencia de sus dos hijos, llegados de Argentina.

Comenta