Convencidos de casa

El desahogo de Garriga

No recuerdo el motivo, pero en cierta ocasión Esperanza Aguirre le dijo a Carmena que en política había que venir llorado de casa. A ciertos sitios también se recomienda ir meado, en previsión de que allí no sea posible evacuar.

Pues bien, al Congreso se llega convencido de casa y nada de lo que allí se diga va a cambiar la opinión, a favor o en contra, que previamente ha determinado el jefe de filas, salvo que a este le dé un tamayazo en la cabeza y comience a hablar en sánscrito para asombro de los gentiles.

Así es posible que entre Garriga y Abascal se pinte el escenario más apocalíptico y desolador que imaginarse pueda, que se trate de criminales a los miembros del Gobierno y que se pronostique el fin de las libertades, sin que en ningún escaño se reacomoden las nalgas de su propietario, porque ya venían convencidos de casa.

Vox se ha dado el gustazo de disponer de varias intervenciones sin límite de tiempo y para la historia parlamentaria quedará negro sobre blanco, taquigrafiado, y en soportes digitales con sus audio y vídeo correspondientes, lo que la formación cree, interpreta y augura. Si se confirma tan solo en un 30 por ciento, vamos de cráneo.

En ese caso, las posaderas de muchas de sus señorías que ayer y hoy se mantuvieron prietas las filas y prietos los esfínteres _ y no solo los del PP _, se acordarán de aquella moción de censura presentada por Vox en octubre del 2020, y entonces sí, relajarán sus músculos y se irán por la pata abajo.

Como naturalmente nuestro deseo es que tal cosa no ocurra, no solo por higiene y salud, sino por prosperidad y riqueza, nos gustaría ver que el futuro desmiente uno por uno los argumentos y afirmaciones de los oradores citados, aunque la verdad es que solo nos acompaña la fe del carbonero.

Tampoco hará falta esperar mucho. Cosa de meses.

Un comentario a “Convencidos de casa”

  1. Ramon

    Non farán falla meses, esta moción de censura xa naceu esquecida, do que se trataba, era de ter unha presenza prolongada no parlamento e eso é o único que se leva VOX para a casa.

Comenta