Pepe Garalva, máximo hacedor de misses

Hoy se cumplen los cinco años de la muerte del publicitario lucense

HACE CINCO AÑOS muere en Lugo José García Vázquez (Lugo, 1929), más conocido como Pepe Garalva, el futbolista, el hombre de las misses, el del Sherry, el de los festivales…

Garalva es el resultado del acrónimo que forma su primer apellido, García, y el de su socio en una agencia de publicidad que fundan ambos, Eugenio Álvarez Nogueira.

Él estaba muy orgulloso de su nacimiento, porque se había producido en la Ruanova, y de ahí pasa a vivir en la plaza más emblemática de la ciudad, la del Campo, al lado de la librería Alonso. Su padre es mancebo del boticario Carlos Alonso Hortas, pero como éste permanece una larga temporada enfermo, García senior se ocupa directamente del negocio y de las fórmulas magistrales. Su hijo recuerda haber visto en la rebotica de Alonso al célebre político y abogado Pepe Benito, que iba a allí de tertulia.

Estudia en el colegio de Lomas y en los Hermanos Maristas hasta los 17 años. Y después de juguetear por la Praza do Campo, Pepe corre por unos cuantos campos de fútbol, como son los del Polvorín, el Lugo y el Alavés, éste en Segunda División. Pese a su escasa estatura es habilidoso con la cabeza y maneja muy bien la pelota con los pies, pero le falta cuerpo para los roces con los defensas. Uno de sus hijos, el periodista José García, hereda las cualidades del padre.

También forma parte de los equipos provinciales de balonmano y baloncesto, pertenecientes al Frente de Juventudes. Los compañeros lo conocen como “pulmón de oro”, porque si por él fuese, enlazaba un partido con otro.

Al Alavés llega con 21 años y en la capital vitoriana realiza también el servicio militar. Lo destinan al Regimiento de Artillería Número 25 como maestro de analfabetos y llega a ser cabo primero.

Luego se casa con Berta Abelairas y encuentra trabajo en la constructora Entrecanales y Távora de Vitoria, hasta que la empresa quiere desplazarlo a Valencia y él renuncia para volver a Lugo, donde ingresa en las oficinas de Ramón Jato y Hermano.

La singularidad de Pepe no la alcanza por el deporte sino con la organización de festivales y concursos de belleza femenina, una actividad que hoy cae de lleno en las profundidades de lo más políticamente incorrecto que imaginarse pueda, pero que no lo fue tanto durante esos años. Esto le ha valido enfrentarse a representantes del feminismo en más de una tertulia televisiva y salir de allí manteniendo el tipo.

Llega a ella tras probar en la organización de veladas de boxeo y de concursos de cantantes noveles como Fiesta en el Aire o Desfile de Estrellas, que se celebra en el Central Cinema de la calle Juan Montes y que él inventa antes de cumplir los veinte años. Ambas iniciativas le sirven para que se foguee con los micrófonos y adquiera soltura en el contacto con el público.

El balance de esos 40 años es de unas 2.400 galas celebradas y 12.000 misses proclamadas, dentro de certámenes como los de Miss España, Maja de España, Reina del Turismo, Linda de España, Top Model España, o el de miss Cacaolat.

Y entre los miles de concursantes destacan Olguita Fernández, Silvia Jato y María Luisa Lorenzo.

La agencia Garalva _ “Déjenos pensar por usted” _, promueve Competición, que se reparte en los bares con los resultados del domingo, la revista quincenal la Muralla, el Mirador Lucense, almanaques y docenas de calendarios, así como la subdirección del camping de Barreiros, entre otros.

Paco Rivera, que comparte muchas experiencias con él, ha relatado cientos de anécdotas suyas.

Comenta