A la vista de todos

Hubo un tiempo en el que Siri también se confundía

Estamos como queremos. Este viernes, día 9, el rey y Sánchez van a coincidir en Barcelona y el gran bombazo consiste en decir que Felipe VI relegará al presidente a un segundo plano protocolario. ¿De verdad de la buena? Parece ser que sí.

El acontecimiento será la entrega de premios en una nueva edición de BNEW, Barcelona New Economic Week y el fenómeno ha sembrado el desconcierto entre todos los expertos en protocolo. ¿El rey por encima de Sánchez? ¡Pero si fue Sánchez quien no le dejó ir al acto de los jueces! Eso quiere decir que está por encima de él.

Y no solo eso. Antes de la polémica protocolaria ya se nos aleccionó por parte del ministro de Justicia para dejar bien claro que el próximo viernes carecía de la peligrosidad intrínseca del día de los jueces, y por lo tanto el Gobierno permitía la presencia del rey en Barcelona.

Debemos suponer que los sucesivos presidentes han consensuado o refrendado docenas de veces la agenda de cada uno de los dos reyes, sin que tal función prevista en las leyes haya trascendido jamás, por ser lo normal.

Ha sucedido con este presidente y precisamente cuando otros miembros del Gobierno se dedicaban a poner palos en las ruedas que es lo que conviene en los momentos delicados de una pandemia de mil pares de narices.

Ha sido este presidente y no otro quien se ha encargado de que trascienda su negativa y la discrepancia de criterios, incluso para dejar jefe del Estado a los pies de los caballos y que otros pudiesen afearle comportamientos no democráticos con los ministros.

Ha sido este presidente, el único de los habidos que se ha colocado al lado de los reyes para recibir el saludo en un lugar que no le correspondía y el único que se complace en confundir Gobierno y Estado como si no nos diésemos cuenta.

Un comentario a “A la vista de todos”

  1. Ramon

    Coinciden el rey y Sánchez, o el Rey y Felipe VI?. Me entró una tremenda duda, estoy confundido.

Comenta