Ni premio ni castigo

Comité de expertos

Conseguido el rechazo de las querellas contra la gestión del Gobierno en la pandemia, los próximos objetivos son ganar el premio RANM 2020 (Real Academia Nacional de Medicina) por los mismos motivos y obtener la flor natural en el certamen de habaneras de Torrevieja, convocado este año bajo el lema No hay pandemia sin blasfemia.

Aunque no lo crean, había dos o tres vecinos de Juncales del Alma Cándida que esperaban de Dolores Delgado una resolución favorable a una querella sí y otra no, para disimular.

No vamos a ser tan mal pensados como los querellantes. Si la Fiscalía del Tribunal Supremo no ve indicios de delito y lo explica en 300 páginas de un tirón, es señal de que no lo hay. La justicia española para estas cosas del Gobierno es muy suya, que por algo todas las instancias políticas, desde el primero al último partido, ponen todos sus esfuerzos en orden a disponer de una judicatura independiente, de ahí que la Fiscalía esté encabezada por quien ha sido ministra de Justicia en el anterior gabinete de Pedro Sánchez. Todo correcto.

Más difícil lo va a tener don Pedro para obtener el premio RANM, porque una cosa es librarse de una acusación delictiva y otra muy distinta convencer a alguien de que tu gestión, claramente chapucera, merece un reconocimiento a la excelencia cuando encabezamos todos los índices de peligrosidad.

No se ha cometido delito, pero han demostrado una torpeza y una ignorancia similar a la de muchos de sus compatriotas que se comportan como auténticos garrulos lisérgicos, que diría Ricardo Llovo. Claro que ellos son simples ciudadanos y nunca se les pasó por la cabeza erigirse en gobernantes, solo en folloneros de botellón.

En cuanto a la flor natural de habaneras, ni lo sueñen. En el Gobierno desafinan todos.

Comenta