El secreto de la calavera

¿La alta tensión solo los mata a ellos?

A la señora Delgado, y al resto de desocupados que andan a la búsqueda de vestigios de machismo en las señales de tráfico, les interesará saber que según los últimos estudios antropométricos de la ciencia forense, el cráneo con las tibias cruzadas que advierte de un peligro de muerte sobre triángulo amarillo, es de mujer.

No tendremos que explicarle a la señora Delgado que el diseñador de la señal se decantó por una calavera femenina para echarle la culpa a la mujer de cuanto peligro mortal nos acecha tras puertas y verjas.

La discriminación y el recalcitrante machismo que le inspira adquiere toda su maldad cuando observamos su señal hermana, la de Alta tensión. Peligro de muerte. En ella se representa a la víctima de una descarga eléctrica que cae abatida al suelo, exánime e inerte.

¿Recuerdan la señal? Claro que sí. ¿Qué figura hay en ella? ¡La de un hombre! ¡Claro! El pobrecito trabajador que puede sufrir la descarga es un macho, porque así nos compadecemos de ellos al tiempo que dejamos el símbolo mortal para ellas, como Eva y la manzana.

Por si no se habían dado cuenta, el peatón que cruza un paso de cebra es siempre un varón con pantalones largos, y hace unos años todavía era peor, porque el muñeco llevaba sombrero Borsalino y chaqueta americana. ¿Cómo hemos podido vivir tantos años bajo una opresión sexual tan descarada?

Menos mal que este año, aprovechando que todo va fenomenal, que la economía sube como la espuma, que apenas hay delitos y que la sanidad de los españoles está garantizada, la señora Delgado ha encontrado unos minutos libres de su precioso tiempo y se ha puesto manos a la obra. ¡Calaveras masculinas, ya!

Ya verán la que se arma cuando descubran que en la tabla periódica de los 119 elementos solo hay uno con nombre femenino, la plata.

Comenta