O Guedelliñas, en la saga de los García y los Mato de Vilalba

Gran parte de su obra en prosa está en las páginas de El Progreso

XOSÉ LUIS GARCÍA Mato (Vilalba, 1924) estaba llamado a ser escritor por sus antecedentes familiares, pero también, con tanta o mayor fuerza, a ser un cantor de Vilalba. Y O Guedelliñas _ el apodo infantil que le pone su padre, cumple ambas expectativas.

Cuando lo entrevisto, el resultado se publica tal día como hoy de hace 49 años. Lógicamente, el destino es el extraordinario que El Progreso dedica a las fiestas de San Ramón, el 31 de agosto de 1971. También esa fecha, pero de 1979, será la de su último artículo.

En aquella ocasión hablamos preferentemente de poesía. ¿Por qué hay tantos poetas en a Terra Chá?, le pregunto. “Debe ser el silencio. El silencio que permite al hombre pensar”.

Xosé Luis se felicita porque ya hay dos nuevos valores literarios consolidados, Darío Xohán Cabana y Xesús Rábade Paredes. Él añade otros dos jóvenes que están haciendo cosas, Fernando Dióxenes Martínez, que se desviará hacia la política, y su hijo, Lis García Ferreiro.

Sus padres son Antonio García Hermida, ya presente en esta colección, e Irene Mato Grandío. Se queda sin la figura paterna a los 15 años, pero lo conocerá profundamente leyéndolo.

En 1955 se traslada a Jaén para trabajar en una constructora antes de convertirse en maestro nacional y ocupar destinos en Chao de Pousadoiro, Candás y San Cosme de Cudillero, Bazarroso Vello (Gaibor / Begonte) y Goiriz. Estando en Asturias inicia su colaboración con El Progreso, que llegará a ser muy abundante, especialmente en dos campos, literatura y Vilalba.

Xosé Luis disfrutaba relatando los méritos de sus antepasados más que los suyos propios. Era el principal propagandista de Antonio García Hermida y Manuel Mato Vizoso porque en épocas mucho más difíciles que aquellos años setenta, habían sido músicos, historiadores, poetas, periodistas, escritores y dramaturgos. Es decir, habían desarrollado una labor cultural muy intensa.

A su lado, el abuelo de Xosé Luis, Santiago Mato Vizoso, director que fue de la Municipal y músico durante 50 años en Vilalba. Y hablando de música, la Nueva Lira, a banda dos Matos, a banda dos Longos y su hermana, la pianista Pepita García Mato.

Sus tíos Víctor, Justo y Santiago Mato Grandío fueron violinistas, como su padre Antonio García Hermida. Ellos, con Pepita al piano, y Antonio Fernández, Pujita, a la trompeta, Ramón Durán y los hijos de Justo, Santiago, Antonio, Justo y Alberto Mato García, forman una orquesta para lo que haga falta. Xosé Luis se lamenta de no haber formado parte de aquella banda de Matos.

Y si es de pintura, salen a relucir Manuel Mato y el sacerdote Vicente García Hermida, su tío y padrino. En ese sentido, el año 1974 reúne la obra de Antonio Insua Bermúdez y organiza una exposición antológica.

Algunos de sus títulos, en parte inéditos, son Canciós do lume novo, Canciós sinxelas, Romance fondo e longo (en nove cantos) de lendas da Terra Chá, Terra Chá, meu amor y sobre todo, Dando novas túas (E. do Castro, 1986), donde su hijo recoge parte de sus escritos, así como la Obra Completa, editada por la Diputación de Lugo.

Él había realizado algo parecido con su padre al publicar en 1973 una antología bajo el título de Charetas (Ed. Castrelos), También edita los Poemas galegos de Chao Ledo (Castro, 1976).

Muere el 21 de enero de 1980 con solo 55 años. El Ayuntamiento decide dedicarle una de las calles, precisamente donde se encuentra la casa natal de su padre y la suya.

Gana muchos premios en Vilalba, uno de prosa en Asturias y el Corpus de Lugo.

Comenta