Ramón Amor, músico, hijo y padre de músicos

El de Viveiro crea orquestas, rondallas, bandas y comparsas; compone interpreta y dirige

HACE CASI CUARENTA años, el 26 de agosto de 1981 su ciudad natal le rinde un homenaje a Ramón Amor García (Viveiro, 1906), pero en aquel acto no estaba siendo reconocido únicamente él, sino todos los Amor.

Eran conocidos como los Tolinos, por el nombre de la Banda de los Tolinos, fundada por Manuel Amor, el viejo patriarca. Forman una saga musical que luego toma el nombre de su apellido, los Amor, encabezados por el hijo mayor del primitivo Tolino, y tres de los suyos, apenas unos mozalbetes entre 6 y 9 años, a los que les daba media hora para merendar entre un ensayo y otro, o entre actuaciones.

Ramón fue músico, compositor, director de bandas, creador de rondallas y orquestas, cuya actividad se prolonga a través de sus alumnos en infinidad de formaciones tan diversas, como la comparsa de Los Corsarios, que triunfa en Vilalba, y la que forman sus hijos, los falsos mexicanos que bajo el nombre de Salsa Mandinga acompañan durante cinco años a Rocío Dúrcal en sus rancheras, o a Pedrito Fernández en las suyas, entre otros.

Los hermanos de Ramón que componen esta segunda generación son José Raúl Amor García que fue fundador de la Hermandad Gallega de Caracas y director de su rondalla. Herminio, que pertenece a la Banda de Música de Infantería de Marina de Ferrol como trompetista. Antón toca el bombardino, Manuel, el bajo y Chudo, la flauta.

Los Amor se presentan el 22 de marzo de 1943 en el cafe-bar Pepe de Viveiro y el éxito les acompaña desde el primer momento.

Ramón domina el violín, el clarinete, el saxo, la flauta y otros, entre ellos la guitarra, que es el instrumento que le sirve para componer.

Con letras de Francisco Leal Insua, Travieso Quelle, poemas populares y de otros autores, Ramón crea numerosas canciones. Será director de la banda de Cuntis durante veintitantos años, desde el 14 abril de 1936, fiesta de la República, cuando se presenta ante aquella sociedad pontevedresa y la conquista con un solo de requinto en una polka.

También será director durante dos años de los coros Rosalía de Castro, del Centro Gallego de Madrid. De 1948 data la composición de la que Ramón Amor se sentía más satisfecho, su Danza mora.

Varios de los miembros de la Orquesta Amor se escinden para formar la banda La Lira, dirigida por él, y otros van a la Variedades. La Municipal está a las órdenes de Jesús Pérez Rivas.

Ramón también es director de la Escuela de Música de Viveiro hasta 1953, cuando lo sustituye Manuel Rebollar Martínez, de Ortigueira.

Siendo director de la Banda Municipal de Viveiro desde siete años antes, se traslada a Madrid y durante dos tournés se hace cargo de la orquesta del Circo Kron al lado de sus hijos.

Esta tradición circense será continuada por varios de ellos, Ramón, José y Manuel, que pertenecieron a las orquestas del Berlin Circus y del Circo Ruso de Ángel Cristo.

El año 1963 es director de la rondalla del Hogar Juvenil de la Delegación de Juventudes de Viveiro, y en junio de 1964 recibe una triple satisfacción. Sus hijos José Luis, Manuel Jorge y Ramón finalizan el cuatro y último curso en el Conservatorio de A Coruña con la calificación de sobresaliente.

Los Amor, además de lo dicho, recorren los cabarets de Europa para enrolarse más tarde con algunos de los cantantes citados, como Rocío Dúrcal o Lola Flores, Armando Manzanedo… y el jazz.

Manuel Amor prolonga la saga familiar al violín de un grupo de jazz admirador de Chick Corea y Stephan Grapelli.

Comenta