Tomás Mariño, precursor de la aviación

Hace cien años Heraldo de Vivero publica el Proyecto de este maestro de Xove que se adelanta a Zeppelin y a De la Cierva

SE CUMPLE ESTE año un siglo desde que Heraldo de Vivero publica el Proyecto acerca de la navegación aérea, de Tomás Mariño Pardo (Xove, 1798), al que Manuel Insua Santos _ ya presente en esta colección _, le añade un prólogo y se convierte en uno de los más ardientes defensores de este peculiar precursor de la aviación surgido en el extremo occidental de la península y fallecido hace ahora 140 años, en 1880.

Fue hijo de Manuel Mariño Illade y de Venancia Pardo Fernández, con título de perito agrimensor y maestro de primera enseñanza destinado en Galdo y en el convento de San Francisco de Viveiro. Pero es a su jubilación cuando, ya octogenario, emplea su tiempo en el Proyecto, datado en Viveiro el 12 de julio de 1879, es decir, 41 anos antes de la fecha en la que lo recoge el Heraldo entre los números 412 y 445, y la edición prologada por Insua.

En el mes de mayo de 1987, el colegio público de Xove realiza una nueva edición. El manuscrito se encuentra actualmente depositado en el Arquivo do Reino de Galicia.

La prensa del momento alaba que a esa edad se pueda disfrutar de tan despejada inteligencia para resolver “el dificultoso problema de dar dirección a los globos, puesto que gran parte de las indicaciones que en el folleto se apuntan para solucionarlo, responden, con casi completa exactitud, a los medios que actualmente se ponen en práctica”.

El Proyecto se plantea como una conversación entre Tomás, el inventor, y Silio, un amigo que le formula preguntas al respecto.

Asimismo consta de dos partes, una primera en la que aborda los aspectos teóricos de la aviación, con sorprendentes aportaciones todavía no contempladas sobre estabilidad, velocidad, dirección, o propulsión; y la segunda, sobre lo necesario para la construcción de un globo navío.

Algunas de las ideas expuestas por Mariño serán recogidas por Ferdinand von Zeppelin para sus dirigibles y por De la Cierva para su autogiro.

Todo ello hace de Mariño un visionario precursor que recibe el homenaje de sus paisanos nada más publicarse el proyecto, en buena medida por la intervención de Insua, de Fidel Moas Mariño, biznieto del autor, del alcalde de Xove, Jesús Rúa Rodríguez y de Francisco Baño, acaudalado emigrante de Xove, fundador del pueblo de Necochea en la República Argentina y financiador de los gastos que ocasiona la instalación de una placa en su casa natal de la parroquia de San Bartolomé y de un retrato al óleo que realiza años después el pintor ferrolano Vicente Díaz González.

“Pasará, seguramente, con la navegación aérea lo que con la del mar: habrá más de los que hoy aparecen, tipos distintos de barcos y posible es que el ideado por Mariño sea el que presente menos casos de desgracia o no presente ninguno”, se expone en torno al homenaje.

Asisten al acto el diputado José Soto Reguera, el líder liberal de Viveiro, Benigno López Muñoz, el alcalde de Viveiro, José Marqués, Baño, Insua y el abogado de Mondoñedo, Justo Rodríguez, entre otros.

El alcalde Rúa dice que “a Xove cabe la suerte de ser la cuna del precursor del dominio del espacio. A don Tomás Mariño, su ilustre hijo, es a quien se debe este maravilloso invento que pasó inadvertido como otros tan solo por haberle dado a luz un hombre, humilde”.

Francisco Baño descubre su parentesco con Mariño: “Yo, señores, me siento feliz en este instante; por haber tenido la suerte de venir al mundo en esta misma casa donde nació el sabio don Tomás Mariño; porque por mis venas corre sangre de su sangre”.

2 Comentarios a “Tomás Mariño, precursor de la aviación”

  1. Fernanda

    Buenas tardes, me gustaría saber donde ha encontrado esta información, me serviría para mi historia familiar, los mencionados F Baño y Mariño son mis ancestros.
    Desde ya muchas gracias. Me encantó el articulo.

  2. Cora

    La documentación de las biografías procede de muy diversas fuentes. En este caso, la mayoría se encuentra en distintas fechas de las hemerotecas de la prensa gallega, en especial las del Heraldo de Vivero y El Progreso.
    Muchas gracias por sus opiniones.

Comenta