Desbarra libre

Dos y dos son 22, como todo duque sabe

El chocholío que a algunos cargos públicos se les forma en la boca cuando hablan de la presunción de inocencia nos da una información muy precisa sobre la escasa excelencia jurídica de las manos en las que estamos.

Era de esperar que con tanto rebajar los niveles de exigencia desde párvulos a egresados diese como inevitable consecuencia la llegada de semianalfabetos funcionales a las más altas cotas de poder. Y ha ocurrido.

La vergüenza y el sonrojo que te produce saber que por ahí fuera también leen lo que sueltan esas boquitas nos borra el resto de autoestima que nos quedaba de los buenos tiempos.

Ya lo dijo el duque de Wellington: “España es el único lugar del mundo donde dos y dos no suman cuatro”.

Imaginen a los dirigentes europeos cuando saben que al día siguiente tienen que negociar con Sánchez.

_ ¿El que confunde la magnitud del PIB, el billón inglés con el billón español, la cifra de las ayudas, el jamón ibérico con el serrano, Formentera con Baleares y Palencia con Zamora?

_ El mismo.

_ No voy a poder estar. Ahora recuerdo que tengo peluquería.

Teresa Rodríguez confunde la presunción de inocencia con la inocencia, e Irene Montero, las actrices de las 13 rosas con las 13 rosas. Otros confunden los chistes de un periódico satírico con declaraciones auténticas de Corinna, y no faltará quien asegure que Juan Carlos se había liado con la del baúl de los recuerdos, uua.

Es posible que al no admitir la validez del libre albedrío científico nos estemos perdiendo un mundo más divertido. Un mundo plano como el que defiende la Flat Earth Society, o un mundo donde los pequeños nicolases se crean lo que les plazca. Pero al menos juristas, periodistas y políticos deberían contenerse para hacer el mínimo daño posible.

Un comentario a “Desbarra libre”

  1. SEito

    La Ola del Sunami de Nicolases que nos invade, dejará en ola surfeable la de Fukushima .

Comenta