El guirigay

Lo que tendría que haber sido una sencilla reforma administrativa en el sentido de propiciar los acuerdos de Unión Civil, ya existentes en otros países gracias a iniciativas socialistas y no socialistas, se ha transformado aquí en un guirigay de proporciones bíblicas, con lanzamiento de tartas apostólicas contra merengues laicistas; con elefantes entrando en el Código Civil a modo de cacharrería, con cardenales de morros, ministros de morros y un presidente que le da por reír, como le podía dar por chupar candados.
Salvando un porcentaje mínimo de población, por si acaso, aquí nadie discute que cada cual organice su vida íntima, sentimental y sexual como mejor le avenga, ni que la sociedad no pueda disponer de mecanismos legales que garanticen esa organización, no sólo en lo que se refiere a las parejas homosexuales. Tres mujeres y un dildo de porcelana no hacen pareja, pero tienen derecho a no ser molestadas en su intimidad.
A quienes no comulgan con semejante rueda de molino les pide el presidente que miren a la cara de los gay y les digan que son ciudadanos de segunda. La falacia es repugnante. Con esa frase pretende achacar a sus opositores un desprecio hacia la homosexualidad que no existe ni por el forro en la sociedad española actual; como tampoco existe, ni debe existir, una rendida admiración hacia nadie por dirigir su pulsión erótica hacia penes o vaginas. Esa homofobia a la que tanto alude el Gobierno es falsa, o como mucho, minoritaria. ¿Acaso no ganó una pareja gay un famoso concurso televisivo gracias al voto popular? Y es de suponer, dadas las características del programa, que en ese caso el voto era más popular que nunca.
El revuelo se lo ha armado usted solito, quizás porque hablando del sexo de los ángeles, no se habla de otras cuestiones de mayor enjundia para discernir si alguien es ducho o no en el arte del buen gobierno.

7 Comentarios a “El guirigay”

  1. SEito

    No era revuelo,era estrategia de Propaganda.Hoy la han vuelto a montar por c..orbatas en el Congreso;como novedad,decir que es entre ellos mismos.

Comenta