Resistiré

Un monumento a salvo, de momento

Vencer al corona, pase; pero vencer a la nueva normalidad se presenta como un objetivo inalcanzable. Es tanto y duro el castigo al que nos someten, son tantos los frentes abiertos, tan falaces los argumentos, tan ignorantes los interlocutores, tan rastreros sus objetivos, que las fuerzas desfallecen y crees por momentos que la batalla está perdida.

Cervantes pintarrajeado, Voltaire hecho un cromo, un miembro de Podemos _ partido en el poder _, duda que el trabajo sirva para algo digno, que mejor la renta básica. ¿Y quién crees que la genera, so lumbreras?

Nunca el sentido común se había visto tan atacado, con tantas armas y desde el poder. El objetivo no puede ser otro que acabar con él, hacer irrespirable el medio ambiente y que nos ahoguemos todos en él.

Y lo están consiguiendo. Ver a Fray Junípero por los suelos les inspira las ganas de hacer lo mismo con todos los juníperos que existan. Y mañana les dará por Santa Teresa, por Góngora y por el padre Feijóo, que se llama igual que uno que trabaja en el Xunta y eso no puede ser bueno.

¿Pero qué les ha pasado? ¿Han estado los últimos meses hincando el codo para empaparse de todas las barbaridades que el fraile, Colón, Cervantes y François-Marie Arouet, alias Voltaire han hecho y que hasta ahora permanecían ocultas a los ojos de los hombres?

No. Qué va. Estos no hincan más que los codos en las barras para no caerse antes de entonar el bonito himno Au revoire dijo Voltaire echando el chapeau al aire.

Esta nueva normalidad es dura de atacar y no hay esperanza de vacuna. Reconfortaría escuchar una censura con contundencia a quienes se dicen nuestros representantes contra esta panda de borricos, pero ¿cómo van a hacerlo si comparten especie, familia y taxones?

Comenta