Currículos al rescate

Nissan, ni Samsung

Los trabajadores de Nissan han chincheteado en su dormitorio el selfie de Ada Colau, tumbada con displicencia sobre el lecho, sin chales en los pechos y flojo el cinturón. Les pone, les coloca, les enerva.

Sin embargo tiene Colau un aire mucho más cercano a Nerón que a querida de Espronceda, y en su sonrisa esconde el secreto de tanta felicidad. La sonrisa de la Mona Lisa.

Y es que está cumpliendo su sueño. La Barcelona que deje tras su paso tendrá menos turismo, menos industria y menos congresos que la que ella encontró y eso, por difícil que resulte de entender a los bienpensantes, es lo que mola a una antisistema como ella. Además, la que llora y se lamenta es Ayuso, y todos se ríen. Dentro de poco se podrá mear en toda Barcelona sin miedo a mancharla.

Los trabajadores de Nissan le van a hacer el trabajo sucio a Colau. Van a laminar todo lo que encuentren por delante. Posiblemente no lleguen a tanto, pero el anuncio funciona igual que el impuesto a las grandes fortunas, que a lo mejor no llega a implantarse, para ambos son claros mensajes a navegantes: esta no es buena tierra ni para grandes fortunas, ni para grandes industrias. Aquí estamos todos subsidiados por Papa Estado y Mamá Colau, la del seflie camero, la lira y el incendio.

¡Qué fácil es gobernar si hay que sembrar miseria! Ella presenta un currículo académico impresionante, difícil de igualar en toda Europa, pues se ha quedado tan solo a dos asignaturas de licenciarse en Filosofía. Eso dice. ¡Tan solo a dos! ¡Jo!

Casi como Patxi López, que ha estudiado diez años 1º de Peritos, por lo que no hay en el mundo nadie que sepa más que él de 1º de Peritos.

Bueno, pues es el que nos está reconstruyendo. Por Dios que no le pida consejo a Colau, que nos quedamos hasta sin clima.

Un comentario a “Currículos al rescate”

  1. Tolodapinza

    Hay un aforismo que viene que ni pintado:

    «Los ricos votan a los políticos de derechas. Los pobres votan a los políticos de izquierdas. ¿A quién le puede interesar que haya cada vez más pobres?»

    No hay más preguntas, Señoría.

Comenta