Todo es decorado

1.-El cartel

2.-Captura de imagen de Google maps realizada ayer, 26 de mayo 2020

El cartel de la campaña publicitaria con el que la Generalidad pretende atraer a los turistas nacionales es una sarta de mentiras hábilmente manipuladas para engañar a incautos y vaciarles la faldriquera.

Por si no lo han visto, se lo describo. Una pareja de treintañeros con pintas de no ser de ningún lado o de todos, come, o cena muy temprano ante un fondo de ésos que el argot turístico califica de “marco incomparable”.

En este caso son los arcos, la torre y el puente románico de Basalú, en Gerona; una licencia de falsedad que el cartelismo admite, aunque no el ayuntamiento, porque allí no se puede cenar, ni tomar una bolsita de jamón del mono.

Lo que se ve del conjunto arquitectónico luce espléndido, con su torre fortificada y su impoluta piedra limpia de polvo y briznas. Lo malo es que si usted va allí haciendo caso al cartel, o si simplemente visita el entorno desde su hogar gracias a la aplicación de Google Maps, podrá observar en la misma torre fortificada del cartel la existencia de una gran pancarta que la cubre casi al 50 por ciento y donde se lee: “Europe, wake up! Freedom political prisioners” (¡Europa, despierta! Libertad para los prisioneros políticos), todo ello aderezado con sendas esteladas y un gran lazo del color que ya saben.

Unas grandes letras componiendo la palabra República, docenas de banderas ilegales y cientos o miles de lazos de ese color, le acompañarán a la entrada de Besalú y allí a donde vaya, insultándole constantemente por vivir, según su locura rampante, en una país donde hay presos políticos y opresores.

Todo se andará, pero los presos a los que el alcalde de Besalú se refiere, son comunes y bien les llega.

Vayan si quieren, pero no se lleven a engaño. Esa Besalú no existe. Quitar los lazos de Besalú estaría muy bien, ¡pero quitarlos de la foto…!

Comenta