Se la juega Galicia

A una primavera cargada de grandes noticias se añade otra de tintes caseros: Fraga adelanta las elecciones por primera vez y da una alegría a todas las fuerzas políticas gallegas. El PP, el PSdeG y el BNG coincidieron ayer en el feliz análisis del adelanto, pues portavoces de las tres siglas se mostraron encantados de que la convocatoria electoral se haya corrido cuatro meses antes de lo previsto. Estupendo, todos contentos.
Donde ya no hay tanta unanimidad es a la hora de señalar las causas del adelantamiento. La oposición hace un diagnóstico diferencial en plan UVI, con sangrías, hemorragias y falta de pulso político en el ejecutivo gallego, además de recordar la provecta edad del candidato que se somete a su quinta reelección. Hay una excepción, todos lo ven provecto menos Paco Vázquez, que augura un gran papado a Benedicto XVI y alerta sobre la falsa creencia de que Fraga esté acabado. Lo dirá para que Touriño no se confíe.
Por su parte, el presidente culpa a ZP por la discriminación que sufre Galicia y por abrir un período constituyente sobre el modelo territorial del Estado, lo que ha generado notable inquietud social.
Algo habrán tenido que ver también las encuestas, la opinión de Rajoy, el desembarco de ZP y el miedo a que con el paso de cuatro meses la situación, lejos de mejorar para los intereses populares, empeore. Sólo así, con todas las circunstancias encima de la mesa, puede entenderse que el cambio de fecha produzca alegrías tan generalizadas.
Desde fuera de Galicia se escucha la versión españolista de los comicios señalando que “quien se la juega en junio es Rajoy”. Desde aquí nos gusta pensar que quien se la juega cada vez que hay elecciones es Galicia. Los políticos, al fin y al cabo, están para servir, para sustituirse y para sucederse. Cualquier resultado que se produzca ha de ser bueno. Y en ese convencimiento estamos ya.

Un comentario a “Se la juega Galicia”

  1. xvmbcznr

    THE FIRST THREE DAYS I DID NOT EVEN THINK ABOUT FOOD BUT I AM STARTING TO FEEL LIKE I WANT TO EAT AGAIN. ,

Comenta