Ricardo Freire encuentra los Doce cascabeles en la calle Fuencarral

Nace un 17 de enero en Brasil, a donde emigran sus padres desde Lugo

EL 6 DE junio de 1964 actúa en el Gran Teatro de Lugo quien sigue siendo una de las voces más populares de España, Antonio Molina. Al frente de la orquesta Castilla figura Ricardo Freire González (Santos-São Paulo (Brasil), 1928), pero pocos de los que acuden a la función saben dos datos de su biografía. Uno, que es el autor del famoso pasodoble Doce cascabeles, y otro, que es hijo de lucenses.

Uno de los que están al loro de la relación de Freire con Lugo es Celestino Fernández de la Vega, que lo suelta en su tertulia para pasmo y admiración de los asistentes. ¿El autor de Doce cascabeles es de Lugo? Bueno, para ser exactos, de Lugo son sus padres. A él lo tienen en Brasil, pero regresan a Vigo cuando cumple los cinco años, poco antes de la guerra. Y de la actual Ciudad-Bombilla, pasan a Madrid una vez finalizada ésta.

Celestino añade otro dato, éste totalmente cierto: No sólo es de Lugo sino que también es pariente de otro músico, Gustavo Freire Penelas. De raza le viene al galgo, dice alguien. Pues sí que sacó salero, don Ricardo, añade otro.

Ricardo Freire nace el 17 de enero del año citado y muere en Alicante, 73 años después. Además del pasodoble más versionado de la historia, su firma aparece en otras muchas canciones que sonarán en el oído de los lectores más talluditos, como son Caballito Bandolero, El campanero jerezano, Pájaro Pinto o Estudiantina de Madrid.

Escribe villancicos, revistas _ como Mujeres de Adán, Tecnicolor y Flor de cancionera _, y ballets como Sueños Flamencos, para Cristina Hoyos, y Suite Flamenca, para Antonio Gades.

Sus estudios musicales en el Conservatorio madrileño los compagina siendo botones del restaurante Riesgo _ el antiguo Fornos retomado por Honorio Riesgo _, donde acuden las primeras figuras de la farándula en aquellos momentos.

En la calle Aduana abre un estudio con los poetas Basilio García Cabello y Juan Solano García y en 1948 estrena la revista Laureles de España en el Teatro de la Comedia. Es el prólogo a Flor de cancionera, basada en una obra de los Quintero, donde se incluye Doce cascabeles.

Se cuenta que el pasodoble nace de la misma forma que Garota de Ipanema. Si en ésta, Vinicius de Moraes está sentado en una terraza frente a la playa carioca; en Doce cascabeles, Freire lo hace en la terraza de una cafetería de la calle Fuencarral. Al fin y al cabo, ambos son brasileños.

Ricardo golpea una taza de café con la cucharilla y surge el estribillo. Lo apunta en una servilleta de papel y en el estudio de la calle del Conde de Romanones le da forma. Su primer intérprete será Tomás de Antequera.

Decíamos que es el pasodoble más versionado, y aunque siempre puede haber errores en las cuentas, alguien que la hace, llega a sumar dos mil. Si el lector las busca por medio de You Tube, le saldrán en primer lugar las de Joselito, Manolo Escobar, Luis Mariano, Richie Ray & Bobby Cruz, Emilio el Moro, Carmen Sevilla, Tomás de Antequera…

Además de acompañar a Farina o Antonio Molina en sus giras, Freire es director de la orquesta del Teatro Circo Price, en Madrid, por donde pasan sucesivamente Pepe Marchena, Pepe Mairena, o Marisol.

Freire trabaja 26 años en la SGAE, de 1971 a 1997, en pro de los derechos de los artistas españoles, y en 1998 sus colegas le ofrecen un homenaje con participación, entre otros, de Juanito Valderrama, José Menese, María Vargas, Vicente Soto Sordera, Pepe Habichuela y Sara Baras. Es cuando recibe la medalla al mérito artístico de Madrid.

Comenta