Volver a empezar

A tres días de las elecciones, en el País Vasco tratan de probar una de esas leyes físicas que a la humanidad le ha costado siglos trasladar a una formulación exacta. Nos referimos a la absorción que el PCTV realiza sobre Batasuna con resultado de transubstanciación, de tal modo que donde había un programa, aparece otro y donde no se encontraba Batasuna, ahora está.
Para la explicación del fenómeno no sólo se precisa el concurso de esas leyes físicas, sino que también se hace necesario echar mano del intrincado misterio eucarístico protegido por la fe, terreno en el que el Gobierno patina clamorosamente. Con esos antecedentes se comprende que la Abogacía General del Estado no recomiende la ilegalización y desestime las cincuenta pruebas recopiladas por la Guardia Civil. “Si reconocemos que es Batasuna lo que antes era PCTV/EHAK, acabarán pidiéndonos un certificado sobre la presencia de Cristo en el pan y el vino”.
Dicen, eso sí, que la única conexión constatable entre ambas organizaciones es la presencia de Joseba Zinkunegui, jefe de prensa de unos y otros, y de su ayudante. Vaya, pues sí que está precario el mercado laboral de los periodistas en Euskadi.
El resto de las conexiones apuntadas, a juicio del dictamen, se enmarcan en el campo de las deducciones meramente razonables, pero sin base probatoria. Dicho en roman paladino, el dictamen reconoce que las sospechas son evidentes, pero absuelve al acusado por falta de pruebas. O lo que es lo mismo, ya puede usted legislar lo que le dé la gana, que ya encontraremos nosotros el medio para saltárnoslo a la torera.
Resumiendo, después de todas las ilegalizaciones y de todos los afanes por conseguir la pureza democrática de estos comicios, quienes no condenan la violencia y por lo tanto, dan su apoyo a ETA, van a tener candidatos y muy probablemente, representación parlamentaria.

Un comentario a “Volver a empezar”

  1. MAE

    RANDOM

Comenta