R. Ramiro Rueda, en los albores de la Antropología criminal

El abuelo del que será alcalde de Lugo protagoniza el nacimiento de esta especialidad en España

LA LLEGADA DEL siglo XX marca la decadencia de la frenología y la aparición de la moderna Antropología criminal, es decir, la irrupción de la ciencia en la investigación y el análisis jurídico de los delitos, los primeros pasos del CSI y de tantas series análogas sobre asesinatos.

En ese momento encontramos a Ramón Ramiro Rueda y Neira (O Saviñao, 1840), que ocupará la primera cátedra de Estudios superiores de Derecho Penal y Antropología criminal de España, también llamada Antropometría penal, en la Universidad Central de Madrid, aunque eso sí, durante muy pocos meses, pues es nombrado con 63 años de edad y muere a los 64.

Rueda y Neira había nacido en Lamaquebrada (Fión, O Saviñao), el año señalado y muere en Madrid el 3 de mayo de 1904, muy poco tiempo después de ganar esa cátedra, por lo que su influencia real en el Derecho tiene más que ver con el Penal, al que dedica un tratado que sirve de texto para la asignatura en muchas universidades españolas y en Santiago, de donde fue catedrático durante décadas.

Hace el llamado bachillerato de Artes en el Instituto de Monforte (1858) y estudia Derecho en Santiago, para marchar luego a la Universidad Central, donde obtiene el Bachiller en Derecho Administrativo con la calificación de sobresaliente (1864).

Desde el año anterior a su tesis sobre el retracto ya es catedrático en Santiago de Mercantil y Penal y uno de sus alumnos es Alfredo Brañas. Obtiene la cátedra en propiedad el año 1868, cuando contrae matrimonio con Eladia de Andrés García. La casa familiar se encuentra en la praza dos Literarios, en cuyo bajo se instalarán las oficinas de Correos.

La familia veranea en Vilagarcía de Arousa y en las tierras que poseen en Sobrado dos Monxes. No consta que mantuviesen propiedades en O Saviñao. Es presidente/fundador de la Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago y desde ella contribuye a la creación de escuelas en varios barrios consideradas modélicas, como las del campo de San Clemente. También promueve las colonias infantiles en Vilagarcía y un grupo escolar en O Inferniño. Joven aún, merece la encomienda de Carlos III.

En 1872 participa en la creación de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Santiago.

Su primogénito Manuel Rueda de Andrés hace la carrera militar, va a Cuba con los Cazadores de La Habana y allí resulta levemente herido. Quince años más tarde, en 1913, muerto ya su padre y siendo capitán del Regimiento de Zaragoza, se casa con María de las Hermitas Fernández Rodríguez. Al año siguiente tendrán a su primer hijo, Ramiro Rueda Fernández, que con el andar de los tiempos será alcalde de Lugo, entre otras muchas cosas.

Por lo tanto, aunque nacido en Santiago, el alcalde Rueda procede de una familia lucense. Pero volvamos al abuelo.

En su discurso inaugural del curso 1883/84, se preguntaba si el Código Penal concede al elemento psíquico toda la importancia que realmente tiene y en 1883 solicita autorización para estudiar penales en el extranjero. En 1902 realiza estudios de antropometría criminal en la cárcel Modelo de Madrid, cuyos resultados comienza a exponer en su última e innovadora cátedra cuando le sorprende la muerte.

Traduce del portugués la obra de Antonio D’Azevedo Castelo Branco, “Estudios penitenciarios y Criminales” y es un ardiente defensor del libre comercio por considerar que el nefasto proteccionismo es “el origen de los males que afectan al comercio y la industria”.

Comenta