Fraga, el hombre con un currículo de libro

El político de Vilalba habría cumplido ayer 97 años

A ESTE PERSONAJE resulta muy difícil trazarle una biografía porque no cabe. Y no digo que no quepa en esta exigua sección, sino en cualquier publicación razonable, salvo aquellas que adquieren medidas enciclopédicas.

Manuel Fraga Iribarne (Vilalba, 1922), que ayer habría cumplido los 97 años de vida, se desborda por todos los lados y no hay manera de contenerlo.

Siendo presidente de la Xunta, a su departamento de prensa se le ocurre publicar el currículo del jefe, por aquello de tenerlo todo reunido, empaquetado y listo para facilitar a quien lo pida en cada momento, en lugar de encogerse de hombros y exclamar: ¡Ufff! ¡Qué cosas más extensas me solicita usted!

Supongo que detrás del proyecto estaría Jesús Pérez Varela, el famoso ¡Varela! de aquella escacharrante comparecencia ante las cámaras en la que Fraga amenaza con levantarse e irse si las cosas no marchan como a él le plazca.

¿Ven cómo se desparrama?

Bueno, pues ese currículo que en la mayoría de los casos, estirando estirando, da para cuatro o cinco folios _ si el personaje es cumplido en vida y abundante en obra _, adquiere en el caso de Fraga ¡la categoría de libro! Y así se publica.

Dicho todo lo anterior, se pueden ustedes imaginar lo poco que va a entrar aquí del villalbés. Pero a lo mejor entra algo poco conocido.

Por ejemplo, la primera vez que El Progreso se ocupa de MFI, s.e.u.o., fue el 4 de octubre de 1935 para informar de la solemne apertura de curso en el Instituto de Vilalba. Fraga tiene doce años y ya es uno de los protagonistas del evento.

Presididos por el director Alfonso Vázquez Martínez, se encuentran en el salón personajes como el alcalde Antonio Peña Novo, el cura ecónomo Francisco Villarino Lodos, el notario José Roán Tenreiro, el juez de Primera instancia Sebastián Martínez-Risco Macías _ que presidirá la Real Academia Galega _, el médico forense Eugenio Basanta Silva y los profesores.

El niño Fraga va a recibir el diploma por la Matrícula de Honor del curso pasado, y con él, Rosa Nistal Reñones, Cándido Cascudo Ramudo. Celso Currás López, Vicente Quintela Prieto y Blas Criado de la Fuente.

Otro dato para la historia. En esta primera aparición pública de MFI, se pronuncian frases emocionadas del presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora y se interpreta por la banda Antigua Municipal el Himno de Riego.

Aquel mismo curso va a dar pie para que el niño Fraga, ya con trece años, pronuncie en el Ateneo Cultural sus primeras palabras en público _ o eso creemos _, con motivo del homenaje que Vilalba le rinde a Ramón María del Valle Inclán, el 11 de marzo de 1936 dos meses después de su fallecimiento.

El director del Instituto y Martínez Risco vuelven a estar en el Ateneo que preside este último, para escuchar los poemas valleinclanescos que recitan tres alumnos destacados, Domingo Apenela Rodríguez, Carmen Peña Rodríguez y MFI. ¿Qué poema le tocó a Fraga? Apostamos a que fue el más largo.

Lo que sí sabemos es que aquel curso del 35/36, prólogo del verano airado, termina en Vilalba con premios extraordinarios para Manuel Fraga Iribarne y su hermana María Dolores, para Francisco Villanueva, Rosa Nistal Reñones, Cándido Cascudo Ramudo y María Prieto Alonso, nombres y apellidos de amplias resonancias.

Éste fue el pistoletazo de salida para la actividad de este hombre enérgico, imparable y autoritario; el único del mundo que deja plantada a Ava Gardner para tomar una copa con ella, porque tiene mucho que hacer…

Comenta