Modia, el hombre que cambió la Copa Davis

Hoy comienza la nueva fórmula creada por Kosmos Tenis de Gerard Piqué y su mano derecha lucense

HOY COMIENZA UNA nueva Copa Davis, nueva del todo, porque se jugará en un solo lugar, Madrid; con 42 millones de euros en danza y una afluencia de cien mil personas, por decir algunas de las cifras más sobresalientes de esta fórmula a estrenar.

Seguramente el lector conserva en su retina una fotografía publicada el día siguiente a saberse quién obtenía los derechos de organización de la Copa. En ella se ve a Iván Modia Yáñez (Lugo, 1979), con paso ligero y exultante de alegría, al frente de un grupo de personas en el que se distingue a Gerard Piqué, también contento, pero menos que el lucense.

La imagen, sabiendo interpretarla, vale las mil palabras de marras porque condensa todas las ilusiones, los esfuerzos y trabajos que Iván puso en el proyecto desde aquel segundo encuentro en 2016 con el futbolista, cuando éste le propone subirse al barco del Kosmos Tennis, del que hoy es director de Operaciones, en directa traducción de su título en inglés.

Iván dice que sí y Piqué le explica que si el éxito les acompaña, el 18 de noviembre de 2019 iba a ocurrir lo que hoy se celebra. No cuentan con que una semana antes haya elecciones generales en España, pero a lo mejor sí que Barcelona iba a estar convulsa en esas fechas. Por eso Piqué no tiene dudas en quedarse con Madrid, que para algo es la capital del Estado y tiene una Caja Mágica pintiparada para la ocasión.

Iván iba para periodista deportivo después de ser deportista a secas. En su familia siempre se ha vivido en clave atlética, más baloncesto que tenis, pero atlética. Iván Modia senior, jugador del Breogán y su tío Alfredo Aguado, ídem del lienzo, lo certifican. Pero él mismo pica fuerte como goleador de la Comercial, en el baloncesto y en el propio tenis.

Después estudia Periodismo en la Ramon Llull y más tarde, lo ejerce en Londres con los diarios Sport y As, y Don Balón. Entonces es cuando conoce a Piqué, jugador del Manchester United en su regreso a Inglaterra, y se quedan con la copla, pero nada más.

En esos años también es columnista de El Progreso, a donde remite artículos sobre medios de comunicación, sociedad y política, desde la perspectiva de Gran Bretaña. Por desgracia, la actividad terrorista también está presente en sus comentarios, porque así lo requiere la actualidad informativa.

El siguiente paso de Iván Modia en torno al deporte es la representación de futbolistas. Llega a tener 28 jugadores y reconoce que es una época muy agitada, con 28 preocupaciones distintas y sin poder contentar por completo a los 28.

Por eso, el segundo contacto con Piqué y su ofrecimiento para participar en el proyecto de Kosmos, tan atractivo como ambicioso y arriesgado, es una liberación, y por eso, su rostro de aquel día de la fotografía es la viva imagen de la satisfacción, como la del futbolista que mete un gol en el último segundo del descuento en una final que sigue en empate.

Había que convertir la Copa Davis en una Super Bowl o en un Mundial de fútbol que paraliza a todo el planeta. La imagen lo dice todo. Si hoy la final la juegan Bélgica y Suecia, sólo la ven en Bélgica y en Suecia. Se trata de que se vea en todo el mundo.

Y a ello se ponen Modia y Piqué, incluso desde antes de nacer Kosmos. Las dificultades solo son imaginables para quien se mueve con soltura en piscinas de cocodrilos. Problemas de egos, estratégicos, administrativos, económicos y el peso de 118 años de historia en los que la Davis era de otra forma. Todo cambia a partir de hoy.

Comenta