Vega Barrera, contra el Gobierno republicano

El director del Hospital provincial muere fusilado el 21 de octubre de 1936, tras 20 años en la ciudad

EN JULIO DE 1931, cuando alborea la II República, Rafael de Vega Barrera (Zazuar, Burgos, 1889), denuncia al gobernador civil de Lugo, el abogado de Meaño José Calviño, y al fiscal general de la República, el monfortino Francisco Javier Elola, por prácticas caciquiles, pucherazo, alteración de la voluntad popular, simulación de los resultados electorales y todo por ahí.

Acaso alguien podría haber pensado que bastaba echar al rey y colgar la bandera tricolor para que la política española fuese como la seda. No habían pasado tres meses desde el 14 de abril y el espectáculo electoral de las cuatro provincial gallegas era, al decir de los denunciantes, tan impresentable como antes, si no más.

Quienes alzan la voz contra el contubernio del Gobierno republicano, además de Vega Barrera, son los candidatos proclamados de Alianza Republicana, Derecha Liberal Republicana y Agrupación Socialista, o sea Camilo López Pardo, Luis Díaz Gallego, Ricardo López Pardo, Ramón Rodríguez Prieto, Cándido Fernández, José Cobreros de la Barrera, Enrique Gómez Jiménez y Estanislao de la Iglesia Huerta, médicos, ingenieros, abogados y un notario.

Acusan a las dos autoridades citadas de “ser traidores a la causa republicana”, por pactar los resultados con Pepe Benito y Manuel Portela Valladares, como también denuncia Valle Inclán por otros acuerdos que afectan a todas las provincias gallegas.

Calviño, el gobernador, apenas dura un mes más en su puesto. Era una cabeza fácil de cortar en aquellos momentos iniciales donde la ilusión por el republicanismo podía zozobrar a poco que se anduviesen tocando las cosas del comer.

El argumentario de Valle Inclán para la formulación de la denuncia es demoledor: “En la región gallega el caciquismo de ahora es superior al de Bugallal, y con ser tan manifiesto el de Lugo, es superior el de La Coruña. Son tantas las pruebas que hay sobre la nulidad de las últimas elecciones en aquella provincia, que lo más difícil es recordarlas todas”.

Ni que decir tiene que el interés de Rafael Vega Barrera es perfeccionar la República, no tumbarla. No se podía consentir que las malas artes políticas frustrasen el proyecto en la primera oportunidad que se tenía para demostrar una mayor calidad democrática, convirtiendo aquello en una cacicada mayor de las que en Galicia habían enraizado y rebrotaban cada nueva convocatoria electoral.

Lejos se está todavía del 21 de octubre de 1936, cuando el director del Hospital Provincial será fusilado por haber puesto el centro a disposición de los obreros que acuden a Lugo el 20 de julio para defender la ciudad de la rebelión militar. O al menos ésa fue la razón esgrimida.

Pero es notorio que entre ese julio de 1931 y el de 1936, la calidad democrática de España estaba en precario. Rafael de Vega, quizá por ser uno de los espíritus más puros en la defensa de sus ideales, lo paga con su vida tras haberse distinguido en los esfuerzos por lograrla.

Lugo queda impactado porque fundamentalmente se le tiene por un hombre bueno. Su nombre ha salido cientos de veces en la prensa al lado de los necesitados, los enfermos o los heridos.

La descarga que recibe despierta en la ciudad el interés por encontrar un culpable ajeno, un culpable que sea cualquiera menos uno mismo, y cobra fuerza la teoría de que algunos compañeros de profesión han hecho lo posible por eliminarlo. Envidias o vía libre a la competencia. Total, era de Burgos. Pero no, era de Lugo y por eso figura en este álbum.

Un comentario a “Vega Barrera, contra el Gobierno republicano”

  1. Rafael Pérez de Vega

    En Zamora a 24 de octubre de 2019.

    Buenas días:

    Me llamo Rafael Pérez de Vega y soy uno de los nietos de un cirujano republicano represaliado en la Guerra Civil, el Dr. Rafael de Vega Barrera.

    Desde que era muy pequeño sentí en mi familia que algo muy grave había ocurrido, que algo había destrozado la vida de mi madre y que la tristeza se había apoderado durante toda la vida de mi abuela. Muy pronto descubrí que significaba la palabra Guerra y que era una Dictadura.

    Mi abuela me contaba la vida de su esposo, de cómo asistía a los más necesitados, de la profesionalidad en sus intervenciones quirúrgicas, de lo buena persona que era, del altruismo que practicaba hacia los más desvalidos y del triste final que tuvo.

    Siempre ha existido en mi interior una señal interna que me decía que alguien tenía que coger el testigo de reivindicar la vida y obra de mi abuelo y de la injusticia que se cometió con él y cuando falleció mi abuela en el año 1981 decidí que había llegado el momento.

    Desde ese año he ido recopilando documentación sobre mi abuelo, el Dr. Rafael de Vega Barrera y con la expansión de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación, más comúnmente conocidas como TICs, me han ayudado a conseguir un dossier completo sobre su vida y obra.

    Después de recopilar la documentación sobre mi abuelo decidí que tenía la necesidad de universalizarla y para ello el mejor medio posible para que todo el mundo pueda acceder a ella es crear una página web, actualizando los hechos y sucesos que acontecen continuamente.

    En http://www.rafaeldevega.es recojo la historia de mi abuelo y de otros cuatro ciudadanos ejemplares de Lugo: Don Ramón García Núñez, Don Perfecto Abelairas, Don José Ramos López y Don Angel Pérez López.

    Reciba un cordial saludo.

    Fdo. Rafael Pérez de Vega (Nieto del Dr. Rafael de Vega Barrera)

    Web máster de http://www.rafaeldevega.es

Comenta