Fletita, de la Paramount a la cárcel

En septiembre de 1931 graba en Madrid Negra Sombra y el éxito le sonríe a las puertas de la guerra

JESÚS SALVADOR GARCÍA (Becerreá, 1902) destapa pronto sus dotes de tenor, cuando la figura más celebrada en España es el oscense Miguel Burro Fleta, cuyo nombre artístico prescinde con toda lógica de su primer apellido.

Jesús da a entender que recibe clases de Fleta, pero nada hay que lo certifique. Tampoco se sabe quién lo bautiza como Fletita, es decir, como heredero, hijo o discípulo del maestro. Probablemente él mismo.

El gran Fleta, el tenor lírico spinto de Huesca, fue padre de las hermanas que popularizan El cha-cha-cha del tren, entre otros hits de la radio de la postguerra. Jesús va a actuar en el Teatro Principal de Lugo unos días antes de que lo haga Fleta en el Círculo das Artes, todo un lujo para los aficionados lucenses.

“Tal era el interés que había por asistir a la presentación de nuestro Fletita, que a la hora de dar comienzo la primera función, se hallaban ya vendidas todas las localidades” del Principal.

Curiosamente, las dos veladas se completan con la proyección de la película Maciste, emperador. Había llegado gente de la provincia _ se supone que de Becerreá _, y la entrada en escena de Fletita se recibe con una fuerte ovación.

De las tres obras que constituyen la primera parte del programa, la que más gusta es Amapola, que en ese momento se atribuye erróneamente al compositor gaditano José María Lacalle, aunque en realidad pertenece al estro del mexicano Manuel M. Ponce.

En marzo de 1927 se organiza en el Teatro Principal de Lugo un festival a beneficio de la Caja mutual de la Sociedad de obreros tipógrafos con el local a rebosar. El Progreso se ha implicado en que el recital de Fletita y la actuación de la Banda de Música municipal, sean un éxito. El acto se completa con una conferencia del director del periódico, Antonio de Cora Sabater, que también es muy aplaudido.

El Progreso se hace eco de las informaciones publicadas en la prensa de Gibraltar sobre un concierto celebrado en el Teatro Real, a cargo de la soprano Dorini de Diso, el barítono Manuel Llamas y el tenor Jesús Salvador, que en aquel momento utiliza como nombre artístico el apellido García-Iró.

El 11 de septiembre de 1931, Fletita anuncia desde Madrid que acaba de impresionar en discos, Meus amores y Negra Sombra, una grabación que no hemos podido localizar. Jesús aprovecha la misiva para enviar su pésame a las familias de los 14 fallecidos en el accidente de de la carretera del Baño.

En el año 1932 los lucenses conocen los éxitos internacionales de Jesús Salvador García Vázquez. Ya ha triunfado en el Liceo de Barcelona, donde se le recuerda por sus papeles en Don Gil de Alcalá, Marina, Tosca, Carmen y Rigoletto. Dice que ha sido contratado por la Paramount para rodar varias películas en los estudios de Joinville (París), destinadas a las pantallas españolas.

En ese momento, mes de julio del 32, se habla de su concurso en dos títulos, El príncipe sin par y En la isla encantada. Y no solo eso, porque después a Fletita le espera una tourné por Europa y Egipto.

¿Qué pasó con los proyectos? Silencio. Su última noticia lo sitúa en Madrid. Fletita, como tantos otros, va a ser víctima de la vorágine de 1936. Curiosamente, Miguel Fleta, que era falangista, se refugia en A Coruña. Y él, por el contrario, es detenido el 26 de julio, juzgado por rebelión y condenado a muerte, una pena que será conmutada por la de cadena perpetua, a cumplir en Canarias.

Comenta