O Pequeniño gran médico do Incio

El 11 de septiembre de 1936 es masacrado en su municipio y enterrado en un lugar sin localizar

UNA MENINGITIS SUFRIDA a los 12 años marca su estatura y da pie al apodo con el que será conocido, O Pequeniño do Incio. Quizá por eso, Manuel Díaz González (O Incio, 1886) se esfuerza desde entonces en ser el más grande en la consideración de sus vecinos, que al fin y a la postre es la vara de medir con la que se perciben los tamaños.

Había nacido en San Xoán de Sirgueiros dentro de la familia que forman Juan Díaz Mendoza y Dolores González Domínguez, de 20 años. Es el primero de su numerosa descendencia, pues tras él vendrán José, Rodrigo, Celestino, Pedro, María, Luis , Dolores… hasta once.

Estudia bachillerato y Medicina (1913) en Santiago, para ejercer en La Bañeza, antes de residir definitivamente en O Incio, de donde es alcalde unos meses de 1924, durante el Directorio Militar de Miguel Primo de Rivera.

Casado con Regina Carnero Pardo, se distingue desde los primeros momentos como un médico culto, amable y caritativo, de ésos que el cobro de los servicios lo establece el paciente y no la tarifa, por lo que no es de extrañar que además de O Pequeniño, pase a ser también O Médico dos pobres.

Esa trayectoria de humanitarismo va a ser reconocida públicamente en el homenaje que se le rinde el mes de agosto de 1929 en el Gran Hotel del Balneario, mediante lo que entonces se denomina un banquete popular.

La percha para el acto es su nombramiento como inspector municipal de Sanidad, que se hace efectivo el 4 del anterior mes de julio, frente al otro aspirante al cargo, Elías Fariña Rosende, de Coristanco, que siendo médico de Carballo fallecerá en Camariñas cinco años después en accidente de autobús.

En el fondo, ese homenaje celebrado siete años antes de morir es el reconocimiento a su labor como galeno, por su elevado espíritu, su afable trato social y su vasta cultura. Son palabras o sentimientos que expresa el portavoz de los oferentes, Ricardo Gasset, primo de Ortega y como él, gran dominador de la palabra.

Manuel Díaz le contesta con emoción y elocuencia para finalizar sus palabras con una poesía compuesta para la ocasión y un canto a Galicia que se lleva el tronar de los aplausos.

En enero de 1934, el inspector médico incoa un pleito ante el Tribunal provincial de lo Contencioso Administrativo contra el acuerdo del Ayuntamiento de O Incio, por el que es nombrado médico de la tercera zona de aquel municipio, Luis López Valcárcel, que después será jefe de Sanidad de Sarria.

Los acontecimientos se precipitan, como la propia historia de España, hacia la conocida tragedia del 36, que en su caso pasa por unos días de retención en Monforte, para ser masacrado más tarde por pistoleros alzados a las afueras de Eirixalba, en O Incio, tal día como hoy de 1936, y enterrado en lugar ignoto, lo que ha dado origen a una búsqueda infructuosa de su cadáver. Se cree que puede encontrarse bajo la actual carretera nacional.

La nota sarcástica la pone el propio Ayuntamiento, cuando el 30 de agosto lo destituye de su cargo “por abandono de destino”.

Para recuperar la otra figura de O Pequeniño, la espiritual, se han celebrado diversos actos, con participación de Xosé Ramón Fandiño, Xosé Alvillares, Lourenzo Fernández Prieto, Claudio Rodríguez Fer, David Simón Lorda y su sobrino, el médico e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México José Luis Díaz Gómez, que a su vez es autor de dos libros sobre él, Sementeira e memoria. Represalia e desagravio dun médico lucense republicano, y Siembra y memoria: muerte y evocación del médico de O Incio.

Un comentario a “O Pequeniño gran médico do Incio”

  1. rois luaces

    Que significa ‘masacrado’ cuando se refiere a una sola persona.?

Comenta