Carballés retrata as rapazas, o direito y-o revés

Hoy se celebra el Día Mundial de la Fotografía porque el 19 de agosto de 1839 el estado francés adquiere la patente del daguerrotipo

NO ES UN pionero de la fotografía en Lugo, porque para ese título hay candidatos muy anteriores, como Sotero Bolado, Salvador Castro Freire o Maximino Reboredo, pero sí está entre los primeros en el uso del color sobre las fotografías.

Domingo Carballés (Ferrol, 1881) llega a Lugo muy joven y comienza a relacionarse con las agrupaciones musicales de la ciudad, especialmente con el Orfeón Gallego, del que será miembro y directivo.

Como muchos fotógrafos de la época, combina la técnica de la máquina con la habilidad para el dibujo, de tal forma que pronto se convierte en el decorador imprescindible de todas las representaciones musicales y dramáticas en el Lugo-Salón, como fue un gran telón que en 1917 representa la capilla de San Roque con destino a un A propósito de Antonio de Cora que constituye un enorme éxito.

Desde 1911 está establecido en el 17 de San Pedro bajo el letrero “Galería Fotográfica Domingo Carballés”. Es costumbre en esos años acabar los banquetes con la visita a un estudio fotográfico donde se solicita el retrato del grupo y así se deja constancia del ofrecimiento. Domingo realiza muchas de estas instantáneas a los personajes de Lugo y muy especialmente a los relacionados con el mundo musical: Luis Junquera, Venancio Díaz, Pedro Menéndez y García del Busto, Antonio de Cora, Ramón Fernández Mato o Cecilio Benítez Osés son algunos de ellos.

El 3 de febrero de 1914 se informa de que en su escaparate de San Pedro, “hemos visto una excelente exposición de retratos que hacen cumplido honor al ejecutante, D. Domingo Carballés. Son todos ellos de gente conocida, razón de más para juzgar sin apasionamiento”.

Para el periodista, todos ellos son “valiosas ejecutorias de los privilegiados en el difícil arte de Daguerre”, el hombre a quien hoy se rinde homenaje en el Día Mundial de la Fotografía.

Otra característica de Domingo es la utilización del gallego para la publicidad de su galería, como se puede comprobar en estos versos:

“Falaban onte dúas nenas / cando pasaba un rapaz, / do deseio qu’ elas tiñan / d`írense a retratar. / O rapaz era o herdeiro / da casa do Pertuxés /y-o instante as levou / a casa de Carballés; / que ten un xeito, o demoro, / cal non o ten ninguén, / pra retratar as rapazas, / o direito y-o revés. / E que non conto mentira / poderédelo probar / visitando a exposición / que todol´os días fai / en Lugo, calle S. Pedro n. 17”

Casado con Dolores Vilanova Viñas, tienen un único hijo, Juan Antonio Carballés Vilanova. Domingo enviuda en noviembre de 1933.

El 30 de diciembre de 1916 vuelve a estar en las noticias, pero esta vez hubiera preferido no hacerlo, pues la tarde de ese día, al salir de su galería, “tuvo la desgracia de caerse el gobernador civil señor Belmonte, sufriendo una contusión y ligera conmoción”.

El 30 de mayo de 1918 inaugura la colección de retratos más sorprendente de su trayectoria, pues como dice El Progreso, “maneja el color con mucho acierto, y sabe sostener las líneas de los originales en las ampliaciones, lo que generalmente es obra difícil”. Tuvo que llamar la atención aquella explosión de color donde hasta entonces todo era fotografía en blanco y negro.

Por aquel entonces, Carballés era una firma habitual en las páginas de Vida Gallega, la publicación donde mejor se plasma en esos años el material fotográfico. Los paisajes de los alrededores de Lugo es el contenido de la exposición que Carballés inaugura el 18 de diciembre de 1928 en un salón del Círculo das Artes.

Comenta