Un mindoniense en los 120 años del Barça

Hoy hace 109 años que se estrena el primer himno del club catalán, compuesto por Lodeiro Piñeiroa

EL BARÇA CUMPLE este año sus 120 de historia y en ella se cuela con papel protagonista José Antonio Lodeiro Piñeiroa (Mondoñedo, 1868).

Cuando aún faltan tres décadas para acabar el XIX, corre por la rúa Moscas, cerca de O Pasatempo, un chaval al que su familia encauza hacia la carpintería.

Se llama José Antonio y se supone que el oficio es también el de su padre, Benito Lodeiro, o el de alguno de sus abuelos, José Lodeiro, que es vecino de Santo André de Masma, o Ramón Piñeiroa, que hace por la vida un poco más lejos, en San Xoán de Vilaronte, ya en tierras de Foz.

Pero el chiquillo está destinado a las maderas de las batutas. Su madre, Filomena Piñeiroa, lleva en su nombre el amor por la música, aunque el responsable de la nueva vocación es José Antonio Ramos Gasalla, llamado o Refaixeiro, de quien da noticia Andrés García Doural.

Y si Ramos Gasalla lo saca de la ignorancia musical, quien lo pone en el disparadero de hacer carrera entre arpegios es el impresor y músico Hermenegildo Mancebo, que dirige la banda de música de Mondoñedo y que hace del zangolotino un aventajado alumno clarinetista.

Deja Mondoñedo y se integra en el Regimiento de Murcia, de guarnición en Lugo. Luego consigue aprobar los ejercicios como músico de segunda y en tales condiciones reside sucesivamente en Gerona, Figueras y Barcelona, dentro de los regimientos Asia y Alcántara, pasando a músico de primera, y a director de banda, gracias a las clases en la academia del coruñés José María Varela Silvari, abierta en Madrid para tales menesteres.

Y al tiempo que se consolida en su trabajo, envía a Mondoñedo piezas que le reclaman o que él idea, como la del Corpus Christi, o composiciones de gaita para Os Pacheco, y otras formaciones, de Ortigueira.

Pero la anécdota que lo distingue ocurre en 1910, el año en el que el Foot-ball Club Barcelona gana las tres competiciones en las que está inscrito, motivo por el cual en la historia del equipo figura como el año del primer triplete, dicho todo ello en argot actual, puesto que en 1910 nada de tripletes se sabe.

El Barça que preside el alemán Otto Gmelin acaba de ganar el Campeonato de Cataluña, la Copa de los Pirineos Orientales y el Campeonato de España de la temporada 1909-1910 y se quiere festejar con un himno.

El 17 de julio de 1910 se disputa un encuentro en el campo de la calle de la Industria para celebrar la magnífica temporada. Se enfrentan los jugadores del primer equipo del Barça contra los del segundo, y los presentes oyen por primera vez el Foot-ball Club-Barcelona Himno Marcha, así bautizado por Lodeiro, músico de la banda del regimiento de Infantería Alcántara 58, que a su vez es la que lo interpreta.

El 21 de septiembre de 1915, la junta directiva del Barcelona decide imprimir la partitura de Lodeiro y repartirla entre los aficionados en ocasiones especiales para que todo el camp sea un clam, como afirma el himno actual. Éste de Lodeiro con letra de José Albert estará vigente hasta el 25 de febrero de 1923. Su redescubridor es Xabier Andrés Garrote, vecino de Ortigueira, que encuentra una partitura manuscrita para piano entre los papeles de su padre.

El 5 de agosto de 2017, el himno vuelve a sonar en Mondoñedo interpretado por el coro Maestro Pacheco en homenaje a su creador.

Lodeiro financia en su ciudad un Concurso bianual de Músicas Civiles, “coincidiendo con las tradicionales fiestas de los Remedios”, y desde 1936 es titular allí de una calle antes llamada Libertad.

Comenta