Dos Pepes detrás de un esotérico

La hija de Iglesias Janeiro llevaba 50 años esperando la llamada que le hace Pepe Coira interesándose por su padre

EL DESCUBRIMIENTO DE la existencia de Jesús Iglesias Janeiro (Bóveda, Vilar de Barrio, Ourense, 1893), se produce a través del Diccionario Esotérico Zaniah, en su edición de 1974 (editorial Kier, de Buenos Aires), que encuentro abandonado en un banco del madrileño parque del Retiro a finales de los noventa.

Vengo de la Cuesta de Claudio Moyano, donde he realizado tres o cuatro adquisiciones, y de repente observo que sobre un banco solitario del Retiro reposa un grueso volumen sin que haya nadie alrededor. Me siento y lo examino. Es una maravilla. Contiene el esoterismo mundial condensado en miles de entradas de diccionario y entre ellas, la de un nombre desconocido que tiene que ser gallego sí o sí, Iglesias Janeiro.

Permanezco allí diez minutos con las manos cruzadas en petición de que su dueño no regrese reclamándolo. Lo imagino comprador del libro en Claudio Moyano y despistado. No aparece. Me las piro con el Diccionario.

Luego, ya en Lugo, persigo las pistas de aquel nombre y veo que es autor de dos docenas de libros, también de corte esotérico, y de una Enciclopedia Utilidad, que se puede leer en la red. Pero poco más sobre su biografía.

Como la busca continúa por un lado y por otro, un día me topo con el dato que tanto ansiaba. Dice poco más o menos así: “Lo hacen natural de Bóveda, en la provincia de Lugo” ¡Bingo! ¡No solo es gallego, sino también de Lugo!

En 1999 leo en ABC que Manuel Barrios lo cita en un artículo sobre numerología. ¡Vaya! Hay otro español que sabe de la existencia de Iglesias Janeiro.

En esos años se prepara la edición de Mil preguntas sobre Lugo (El Progreso, 2005) y allí sale a relucir el flamante escritor de la cábala, el tarot egipcio, el magnetismo y la numerología.

Nada pude confirmar en Bóveda sobre la familia Iglesias, ni sobre la Janeiro, pero con la endeble cita de su procedencia lucense me basta para arriesgar que por allí andan sus orígenes.

El año pasado lo incluyo entre los 110 Lucenses Singulares que publica El Progreso con motivo de su 110 aniversario y hace cosa de un mes cuento con él para el cromo de este 13 de julio, sin saber muy bien el porqué de la fecha, aunque él sí lo sabrá.

En ese ínterin recibo un correo de mi tocayísimo Pepe Coira, que me remite el trabajo Argumentos de películas, por el que ha merecido el III premio María Luz Morales al mejor ensayo sobre el audiovisual gallego y donde se descubre toda su peripecia para descubrir quién fue realmente Jesús Iglesias Janeiro. ¡Nombres paralelos para el mismo objetivo! ¡Don Jesús tiene que estar contento del trabajo que sigue dando en la tierra!

Pepe parte del seudónimo J. de Borrán, que es la primera noticia que le llega del personaje a través de un texto llamado precisamente Argumento de películas. Después de mucho investigar, confirma que J. de Borrán y Jesús I.J. son la misma persona. Y no solo eso, sino que localiza a una hija suya que vive en Vigo, Lena Saladina Iglesias Rouco.

La emoción por el hallazgo del personaje, en mi caso, corre paralela a la desilusión por saber que la Bóveda celeste donde nace Jesús no es la lucense, sino la parroquia de Santa María de Bóveda en el municipio orensano de Vilar de Barrio, donde inicia su extraordinaria aventura que Pepe Coira nos contará en breve.

A él le agradecemos la foto del cromo y aguardamos impacientes el resto de la historia recordando que al recibir su llamada, Lena le dice que lleva 50 años esperándola, el tiempo transcurrido desde la muerte de su padre en 1968.

2 Comentarios a “Dos Pepes detrás de un esotérico”

  1. Javier

    Estimado Señor José de Cora,
    En primer lugar, gracias por interesarse por la figura de J. Iglesias Janeiro, autor español, un genio bien conocido en los círculos esotéricos, pero de quien pocas personas conocen algunos de sus datos biográficos. En lo que a mí concierne, llevo toda mi vida interesándome por este autor, y conozco, incluso de mememoria, muchos pasajes de sus obras. Ya en años tan tempranos como 1976 me puse en contacto con la Editorial Kier, cuyo Director me respondió muy amablemente y me facilitó alguna información sobre su persona. Años más tarde, nuevos contactos con esta editorial, contribuyeron a incrementar, aunque no muy extensamente, más información. Del estudio de este autor, llegué a la conclusión de que era gallego (fui yo quien en un comentario a Realismo Fantástico indiqué que seguramente era natural de Bóveda o Barbaín), que recorrió no solamente Estados Unidos, sino que también estuvo en Costa Rica (si no ando muy desacertado), donde fundó una especie de comuna conocida como La Nueva Arcadia, en plena selva, y que fueron muy diversos e interesantes los avatares de su vida. Asimismo, me puse en contacto con algunos escritores argentinos, sin mucho éxito, debo admitir, y que, a lo largo de más de cuarenta años, he poidido adquirir la práctica totalidad de su obra, bien que me falta un ejemplar de la misma.
    También, en la sucinta biografía que ha salido a la luz en los últimos dos años, se han olvidado mencionar la última de sus obras, que, a mi entender, es su testamento espiritual, y que fue escrita en el año 1962 por la editorial del propio autor, no por Kier, y que no ha tenido la repercusión que el libro merece.
    Me había propuesto, desde hace ya mucho tiempo, escibir una biografía acerca de tan singular personaje, y si bien parece que este objetivo vital escapa a mis posibilidades, animaría a que alguien iniciara y concluyera esta tarea con éxito.
    Para mí, lo más importante de J. Iglesias Janeiro está mucho más allá del contenido didáctico de su obra, sino en la finalidad de las mismas. Sus increíbles conocimientos en los más diversos campos, su extraordinario dominio del lenguaje, su estilo único, inigualable e irrepetible, su bonhomía y natural disposicón para mantenerse siempre cercano al lector de su obra, son una pequeña pero ilustrativa muestra de su grandeza humana.
    Podría seguir, en fin, comentando -incluso una intuición y acierto que tuvo en mis primeros años y que cuando lo vi como divisa del autor, me dejó absolutamente anonadado-, ad infinitum, la importancia de este hombre, cuya genialidad e individualidad parecen haberle relegado al ostracismo, pero me conformaría con que alguien se tomara el trabajo y el deleite de rescatar del olvido a un hombre por cuya relevancia merece ser rescatado del anonimato.
    Reciba un saludo afectuoso Queda a su disposición
    Francisco Javier

  2. Tarot RA

    Hola!. Soy Tarotista desde hace más de 20 años. Cuando conocí el Tarot Egipcio de la Editorial Kier. Uno de los libros con los que comencé a aprender sobre este hermoso Tarot fue ‘La Cábala de la Predicción’ de J. Iglesias Janeiro (Nunca supe a qué nombre correspondía la J. hasta muchos años después). Siempre quise saber quien era J. Iglesias Janeiro. En mi época el Internet todavía no existía formalmente. Pero ni aún con la aparición del Internet logré hallar información sobre él. Siempre he tenido la duda de si él fue, o no, el Autor del Tarot Egipcio Kier. Algunos dicen que fue un empleado de la Editorial cuyo nombre es desconocido. Otros, sobre todo los gnósticos, se lo atribuyen al VM Samael Aun Weor. Por en mis investigaciones pude comprobar que Samael, aunque muy versado en temas esotéricos, no era el autor. Está más que claro que el que diseñó este Tarot tiene un profundo conocimiento de la filosofía hermética, y obviamente Jesús Iglesias Janeiro reúne sobradas cualidades para hacerlo. Nunca he entendido por qué hay tan poca o más bien ninguna información sobre él. Gracias a Uds. al menos pude saber de dónde era y cuándo nació. Y si el de la Foto arriba es él. Aún más fascinación por conocerle. Gracias por hacer justicia a su legado. ¿Cómo podría saber el resto de su historia? Por ejemplo: ¿Qué ha contado su hija? Estaría inmensamente agradecido de saber mucho más sobre él. ¡Un Gran Abrazo!.

Comenta