Pepito Arriola nace en Lugo como músico

El descubrimiento de sus facultades tiene lugar un día de junio de 1899, hace 120 años

LOS PRIMEROS AÑOS del niño prodigio Pepito Arriola (Betanzos, 1895), el Mozart español, se cuentan a través de dos o tres versiones contradictorias, según hable su madre Josefina, su tía Aurora, o algún otro miembro de la familia.

Bien, pues estamos en condiciones de anunciar que todas ellas son falsas y que habrá que escribir de nuevo su biografía, pues ninguna habla de Lugo en esos momentos. Aunque se nos escapa el íntimo motivo de tanta mentira, es indudable que su condición de hijo del soltera habrá influido a la hora de enmarañar la historia

Una historia que ha de contemplar los siguientes pasos, casi todos ellos escamoteados hasta hoy. Siendo madre soltera, Josefina Rodríguez Carballeira da a luz un niño en Betanzos el 14 de diciembre de 1895. Al recién nacido se le imponen los nombres de José Manuel Carmen Francisco Eloy y los apellidos de la madre, Rodríguez Carballeira, por cuyas venas corre sangre de Viveiro y Xermade.

En febrero de 1896 se anuncia que el procurador Francisco Rodríguez Arriola, abuelo de Pepito, se establece con su familia en A Coruña

El 6 de octubre de 1898, Rodríguez Arriola y su hija Josefina recorren las redacciones de los periódicos de Lugo. El motivo es doble, por un lado, el ferrolano desea que conozcan a su hija porque va a ser nueva vecina de la ciudad, y por otro encarga la inserción de un anuncio que a partir del día siguiente rezará así: “Profesora de piano. Da lecciones de solfeo y piano en su casa y a domicilio a precios módicos. Plaza del Campo 5, segundo”.

El anuncio aparecerá en El Eco de Galicia, El Lucense, El Regional y La Idea Moderna desde ese mes de octubre de 1898 hasta el junio siguiente. Pepito aún no ha cumplido los tres años. Rodríguez Arriola anuncia que su familia fijará su residencia en Lugo, pero no se especifica qué miembros la componen. De hecho, el único rastro que queda en la ciudad es el de Josefina y Pepito.

“La hija mayor del señor Rodríguez Arriola _ dice El Eco _ es una notable profesora de piano al que se consagró desde muy niña, bajo la dirección de distinguidos maestros, perfeccionando y ampliando sus estudios en la escuela nacional de música, donde logró éxitos altamente lisonjeros”.

Añade que dará facilidades a las familias que no dispongan de piano, porque tampoco hay casas que los alquilen. Es de imaginar que Josefina ha traído el suyo desde A Coruña. A partir de marzo de 1899, el anuncio se redacta así: “Interesante: La profesora de piano de la plaza del Campo, n 5, establece clases generales diarias de solfeo, de seis a siete de la tarde. Compra pianos usados y métodos de solfeo y piano”.

Y el 8 de junio dice: “La profesora de piano, de la Plaza del Campo, núm. 5, 2°, además de la clase general diaria de solfeo que tiene para niñas de seis a siete de la tarde, establece otra, también diaria, para niños, de ocho a nueve de la mañana, a igual precio de 5 pesetas”. El anuncio se mantiene hasta el 18 de junio, cuando desaparece la pista de Josefina.

Solo el 8 de septiembre se puede leer en la prensa de Lugo que se anuncia “la boda de una profesora de piano que hace poco tiempo residió en esta ciudad, con un joven que viste el uniforme del ejército y bastante conocido en Lugo. Que sea enhorabuena”. Josefina se casará con Amado Osorio y Zabala, pero en 1906.

La presentación pública del niño prodigio tiene lugar ese mes de diciembre en el Salón Montano de Madrid, por lo tanto parece probable que sea cierta la información del Diario de Pontevedra, cuando señala que su madre compone una pieza para una rondalla lucense y que un día escucha asombrada cómo Pepito la repite al piano en la Praza do Campo.

Tras la presentación en Madrid, la prensa lucense apuntala que el pianista precoz fue vecino de Lugo hasta hace un par de meses. “Es hijo de la profesora de piano D. Josefina Rodríguez, que vivió en la Plaza del Campo”. Es decir, el músico Pepito Arriola nace en Lugo.

Comenta