Un héroe espacial que come chocolate sarriano

Crea la tira cómica de Pelúdez para El Progreso y funda la agencia publicitaría Tándem

UNA VEZ DESCUBIERTAS sus dotes para el dibujo, Braulio Rodríguez Ferrán (Lugo, 1925 / Madrid, 2001) ofrece a El Progreso una tira cómica de cuatro viñetas con el personaje de Pelúdez como protagonista y al mismo tiempo, ilustraciones que puedan servir para anuncios de diversas casas comerciales. Elige para firmar el seudónimo de Bayo, que imaginamos surgido de una pronunciación infantil de Braulio.

Y en efecto, el periódico acoge trabajos suyos en ambas direcciones. Durante 1951, ya él en Madrid, salen las tiras de Pelúdez y una de las casas que se anuncia con dibujos de Bayo es Talleres Revuelta, en la calle Norias, 22, muy cerca de la sede del periódico.

En la capital colabora con la agencia CIES como ilustrador publicitario y lo compagina con trabajos en tebeos como Chicos (Editorial Cid), con el personaje Guillermo; Diego Valor, patrocinado por Chocolates Matías López; Átomo Kid (Toray), y El Caballero Sir Audax, (Editorial Andaluza), así como colaboraciones en 7 Fechas, OVNI y otras revistas.

Sin duda, su mayor éxito popular es Diego Valor, del que dibuja 124 números. El equipo que lleva al cómic el personaje radiofónico está formado por él, la tinta; Enrique Jarnés, Jarber, el guión y Adolfo Álvarez-Buylla, el lápiz.

La popularidad que alcanza en toda España el serial radiofónico de la S.E.R. aconseja su traslado al papel.

En Diego Valor se escuchan las voces míticas de aquella radio: Eduardo Lacueva, Pedro Pablo Ayuso y Joaquín Peláez (Diego Valor), Juana Ginzo, Alicia Altabella y María Romero (Beatriz Fontana), etc.

El argumento plantea que la Tierra _ capital, Madrid _, ya ha conquistado la Luna y Marte, pero el alimento escasea. Se organiza una expedición a Venus dirigida por el general Miranda, e integrada por el comandante Diego Valor, los capitanes Portolés, Hogan y Lafitte, y la ingeniero civil Beatriz Fontana, la chica de la película. En Venus existen tres razas: los artiles, semejantes a los humanos; los verdes viganes, manejados por el cruel Mekong, y los atlantes. Diego conseguirá derrotar a Mekong y establecer una pacífica alianza de todos ellos. Una alianza de civilizaciones en toda regla.

Tras 1.200 capítulos diarios de un cuarto de hora (de octubre-1953 a mayo-1958), y 125.000 ejemplares semanales de cómics, Diego Valor llega al teatro (1956) y de él se hace una serie de televisión (1958). Eso sí, los protagonistas consumen el chocolate Svylka, que los herederos del sarriano Matías López sigue fabricando, un pionero caso de publicidad encubierta o de emplazamiento.

El resto de su carrera profesional la desarrolla como ilustrador y en el ámbito de la publicidad. En 1961 se une al equipo de la agencia Danis y en 1971, con José Luis Zamorano y otros diez creativos, funda la nueva agencia Tándem, donde permanece hasta que se jubila.

Muere en Madrid el 18 de agosto de 2001.

Comenta