Apunten bien

Que se lo regalen inmediatamente, a ver si se entera

Había un tipo que se dedicaba a decir vulgaridades de lupanar y borrachera en un medio de comunicación tenido por cabal.

Pero tan bajo era el listón de sus creaciones que con la última de ellas, algo sobre el síndrome de Down, dijeron que era el colmo y lo echaron.

Raro es que hasta ese momento el medio no se hubiese dado cuenta de que tenía infiltrado a un patán soez e insultante, pero puede suceder. Hoy abundan tanto que se confunden con armarios y esquineras.

Lo que en realidad ofende, más allá de la propia insensatez del caso _ embrutecer a través de los medios como si hiciese falta porque la calle culturiza demasiado _, es la inconmensurable caradura del rapaz para decir que lo suyo es humor negro, que tiene derecho a hacerlo y que somos nosotros los que no le entendemos, todo ello coreado por una panda de asilvestrados que son de su misma opinión, por llamarle algo.

Es época de falacias. Hemos invertido los términos rituales y ahora adoramos todo lo que nos aleja de la espiritualidad. La misa marrón. Ahora bien, tampoco hace falta haber culminado estudios superiores en Comillas para saber que el frustrado cómico y sus seguidores patinan mejor que Sonja Henie.

Hoy es día de reflexión y la basurilla reinante trata de colarse en el ambiente para defender ese mantra moderno de que todas las opciones son válidas y todas las ideas son respetables. Por lo que a mí respecta, ni lo uno ni lo otro. Van a tener que torturarme hasta que brote la sangre antes de admitir que ese muchacho del que hablamos hace humor negro, o que todo lo que proponen los partidos del domingo, sus estrategias y sus pactos son estupendos y democráticos.

Reflexione el pensador, salga de dudas el indeciso, justiprecie el tasador y apunte bien el impreciso.

2 Comentarios a “Apunten bien”

  1. Caplan

    Lo de escudarse en los calificativos referedios al humor es como en otros, tratar de acaparar o disculpar o embarrar lo que es más evidente , casi no lo sé, que Lugo tiene una muralla romana o hecha por los de aquí.
    El humor es un arma cargada y no sé si de futuro o de heces, aveces, y hacer humos con nuestras debilidades puede pasar, hacerlo con enfermedades y más de niños NO.
    Yo me río de muchas cosas y con muchas cosas, incluso de mi y contra mí pero nunca de los niños casi siempre indefensos, no le veo las gracias.

  2. Tolodapinza

    Por supuesto que todas las ideas NO SON respetables.

    La idea que tuvo Hitler fue la de suprimir la etnia judía en su país y en todos aquellos otros países que conquistaran sus tropas.

    Era una idea. ¿Era respetable? Pues no, en absoluto.

    Y así pasa con otras muchas ideas, igualmente aberrantes, pero a las que se da patente de utilización para que no se diga que somos unos intolerantes.

    Por esta senda aún llegará el día en que se defienda el derecho del asesino a asesinar pues, de lo contrario, se le crea al pobre una inmerecida y cruel frustración.

    Esta sociedad tiene el cerebro licuado, eso es lo que pasa.

Comenta