Indecisos y cía.

¿Soy indeciso, impreciso o indiviso?

No pude seguir el primer debate. Estaba festejando la víspera del Día Internacional del Libro, que es hoy. Ya me enteraré de cómo fue la cosa, aunque no imagino ningún cambio en la manera de ver y analizar las políticas de los candidatos.

Es lo que tiene estar todos los días asomado al alféizar patrio, que un debate arriba o abajo no modifica el pesquis acumulado, pues muy torpe sería esa mirada.

Ocurre que entre la masa a la que llaman de los indecisos no todos responden a esa definición, pues en ella se engloban otros votantes de distintas ramas. Por ejemplo, los imprecisos, que son quienes sabiendo lo que quieren, apuntan mal. O los indefinidos, que ni saben lo que quieren, ni a quiénes quieren.

Tendemos a pensar que los indecisos son personas que han analizado profundamente la situación y que encuentran dos o más soluciones al problema, no sabiendo con cuál de las dos quedarse.

Habrá quienes respondan a ese enunciado, no digo que no, pero a ellos deben sumarse los imprecisos, los indefinidos y los indiferentes, que los que dicen vivir al margen de la política, sin tener en cuenta que la política nunca vive indiferente a ellos.

Súmense los indomeñables, que no darán su brazo a torcer así les hagan el debate en su mesa camilla. Los indulgentes, que votarían a todos si les dejasen. Los inexpresivos, que jamás mostrarán su parecer. Los infelices, que a nadie quieren favorecer. Los inquebrantables, partidarios de quienes no se presentan. Los inquietos, que cambian a cada instante de papeleta. Los insatisfechos, que nada les parece suficiente. Los inmaduros, que esperarán a la próxima. Los indolentes, que no saldrán de casa por miedo a cansarse.

Por último también hay que contar con los indispuestos, aunque éstos, por estar con fiebre, guardarán cama y engordarán la abstención.

2 Comentarios a “Indecisos y cía.”

  1. rois luaces

    Le ha faltado el inconfeso… y mártir!

  2. Ramón

    Me parece magnifica tu coartada, para no ver el debate, yo tampoco lo vi, pero mi imaginación no me permite encontrar una excusa, bueno, la verdad es que no me interesaba, para hoy tienes una coartada de más valor que la anterior, es día del libro y es una buena ocasión para celebrarlo leyendo algo que se tenga pendiente, ¡arriba los lectores, felices!.

Comenta