Pascua de muerte

Iglesias como objetivos

No es la primera vez, ni mucho menos, que se elige la Pascua y el Domingo de Resurrección para atentar contra cristianos en cualquier parte del mundo. Es más, sin estadísticas en la mano que lo certifiquen, diríamos que es el momento del año en el que estos ataques se concentran con más intensidad.

El odio se alimenta de sangre y de simbolismo, por lo que es en la resurrección donde los fanáticos encuentran más eco a su mensaje de muerte.

En España acabamos de conocer nuevas intenciones del Estado Islámico para atentar en Sevilla contra un objetivo religioso claramente definido. La información que se ofrece es confusa y eso basta para que ciertos personajillos reaccionen con sorna y burlas frente a un peligro que parece más que evidente.

Pocos días han faltado para que hoy hagamos un balance cercano a los dos centenares de víctimas causadas presumiblemente por la misma organización. Siendo así desconfiaremos mucho si se produce una condena por parte de quienes ayer se tronchaban de risa.

Las ansias de destrucción sumadas a los delirio de poder, aderezadas con litros de supina ignorancia y espolvoreadas con manojos de engreimiento, dan como resultado estas increíbles reacciones que tratan de quitar hierro y de no alarmar por la comisión de masacres como la del domingo. ¿Por qué?

Quizá piensen que una sustitución de los valores cristianos y occidentales por otros que se les prometen, les proporcionará a ellos mayor preponderancia, mayor libertad y mayor prosperidad. Hay que estar ciegos, pero todo puede ser.

Otro detalle. Que nadie se consuele pensando en lo alejada que está Sri Lanka, porque en esta guerra sin trincheras el campo de batalla tampoco tiene límites, y si hoy fue Colombo, nada impide que mañana sea Sevilla, por mucho que se rían los tontos útiles de turno.

Un comentario a “Pascua de muerte”

  1. Ramón

    Aquí ya lo sufrimos, en los trenes de cercanías de Madrid, la pandilla de memos que citas en tu artículo, en cualquier momento, pueden ser victimas, estando en una manifestación, en un medio de transporte, etc., entonces no creo que les de la risa floja y dejen de hacerles la ola a estos locos de las bombas y los tiros.

Comenta