Insensible a la pasión

Una pin up de andaluza erótica

El periodista Pedro Martín Puente se desparrama en admiraciones: “Los ojos de Estelle Dixon. Los ojos de esta andaluza hermosa y morenaza son grises oscuros, inmensos, soñadores, penetrantes, tan atrayentes y sugestivos, que hacen exclamar: ¿Dónde he visto yo estos ojos?”

_ ¿Sabe usted cómo me llaman a mí en Madrid?

_ ¡Cualquiera acierta! De guapa en adelante, todas las cosas agradables que se puedan decir a una mujer. Los madrileños somos así.

_ A mí me llaman “la Esfinge”.

_ ¡Arrea! Y eso ¿por qué?

_ Porque no me enamoro de nadie.

_ ¡Amos, ande! Hay en el teatro Romea quien…

_ Habladurías y ganas de perder el tiempo. Yo soy completamente insensible al fuego de la pasión.

_ ¡Ni que fuera usted de amianto! Tiene usted cara de faunesa devoradora de corazones, y ya conoce usted el refrán castellano que dice…

_ Que la cara es el espejo del alma, ¿no? Entonces es que el espejo de mi cara debe de tener empañada la luna. Si alguien se enamora de mí, allá él. Que no venga luego con esas historias de que si “soy cruel, que si soy de piedra”, etcétera.

_ A pesar de todo, usted tendrá una opinión exclusivamente suya de cómo debe ser el amor.

_ Sí. ¿Cómo no? Yo tal vez _ hay que ser fatalista _, me enamoré un día con todo el ardor de la mujer andaluza que hay en mí… Pero somos tan materialistas las mujeres de hoy, que no sabemos distinguir a los hombres más que mirándoles a través de la cartera. Sin que esto signifique que allá lejos, muy lejos, y reservándolo para uso particular, no sueñe yo algunas veces con un amor apasionado, vibrante, desinteresado, fuerte.

_ ¿Le agrada a usted la revista como trabajo?

_ ¿Pero usted cree sinceramente que hay a quien que le guste trabajar? Me gusta la revista para verla desde las butacas y criticar a las estrellas.

Un comentario a “Insensible a la pasión”

  1. Don Quijote.

    La Historia viene de viejo.
    Dice le exuberante andaluza que el atractivo de los hombres está en su cartera y los hombres ya desde jovencitos nos damos cuenta de esa cruel realidad sin que nadie nos la diga.
    Sin pasta no hay amor, el “contigo, pan y cebollas” nunca fue cierto.
    En fin que lo que sabemos desde muy jovenes no hace falta nos lo corrobore nadie, pero quizas quien mejor lo explico en su día fue una novia de Julio Iglesias que añadio un matiz muy importante para que lo entiendan incluso los que podrían albergar alguna duda sobre ese Principio Universal.
    Dijo la celebre señorita de silueta despampanante, Srta. Giannina Facio.
    LOS HOMBRES SIN DINERO SON MUY ABURRIDOS.
    Para que andarse por las ramas.

Comenta