El mejor bailarín del mundo

Una página de prensa en la que aparece Estelle y el anuncio de Uruguay

Otro salto inexplicable, traslada a Estelle Dixon de Los Ángeles a Buenos Aires, aproximadamente el año 1927 o 1928. Allí conoce al bailarín norteamericano de jazz y swing, Harry Flemming, considerado uno de los mejores del mundo, que trata de formar compañía. Recibe unas clases y de inmediato se incorpora al elenco como una de sus principales figuras, siendo pareja de charleston con Harry, lo cual es cierto, porque los carteles de la actuación de Flemming en Uruguay atestiguan que Estelle Dixon es el primer nombre que aparece debajo del bailarín.

La incorporación de Estelle a la troupe de Flemming se habría producido al mismo tiempo que la del dúo de guitarristas hawaianos Les Loups, formado por Óscar Alemán y Gaston Bueno Lobo, con los que ella actúa como bailarina.

Cuando Harry llega a España para actuar en su gira internacional la define como canzonetista, bailarina y artista de la pantalla… pero seguimos sin pruebas. En marzo de 1929, Flemming y los suyos se presentan en el Circo Price de Madrid y pocos días después, en el Teatro Fuencarral, también en la capital. Ambas críticas son muy buenas y en ambas se alaba la contribución de Dixon al esplendor del espectáculo.

A continuación se trasladan a Zaragoza, donde el periodista Joserre, de La Voz de Aragón, se fija en Estelle: “El público aprecia, mientras baila y canta, que sobre todas las cosas, es bella, bellísima. Rubia, de ojos claros, enormes, ríe… como ríen esas girls deliciosas de las comedias yankees: es decir, deliciosamente y sus movimientos tienen la gracia de una dominadora del ritmo”. Luego de los piropos, la entrevista:

_ Quiere decirme, miss Estelle, ¿cómo habla usted tan admirablemente español? _ le pregunta

_ Mi madre _ responde con sencillez _, es aragonesa.

Comenta