Un año y un día

¡Ostras, el 28 salgo de cuentas!

Mientras Arrimadas da el salto a Madrid, alguien ha reparado en una curiosidad del calendario que está haciendo las delicias de cuanto malicioso existe, y hay unos cuantos.

La verdad es que se lo han puesto a huevo. Observen. Al señalar el 28 de abril como fecha para la celebración de las elecciones, es obligado que la toma de posesión del nuevo presidente se produzca, como muy pronto, el día 2 de junio.

Como Pedro Sánchez es presidente del Gobierno desde el 1 de junio de 2018, en ese momento cumplirá en el cargo un año y un día.

¿Y qué? Se preguntará usted, que es una persona sensata, siempre dispuesta a ver lo mejor de cada persona. Pues nada, que con un año y un día en el ejercicio de ese puesto, quien lo consigue se ha garantizado por ley el cobro de la paga vitalicia como expresidente español, una bicoca de 90 mil euros al año, además de dos puestos de libre designación y un montonazo de ventajas que quien las exprima hasta sus últimos extremos puede acumular un sobresueldo incalculable en seco.

También dirá usted que casi todas las opciones que tenía delante Pedro Sánchez pasaban por retrasar aún más la convocatoria de elecciones, lo que le habría proporcionado el cumplimiento de los plazos para cobrar la paga, sí o sí.

Y una vez llegado a febrero como presidente, eso es verdad. Pero el malicioso insiste y repregunta al aire: ¿Tuvo en cuenta Sánchez ese detalle cuando fijó los comicios el 28 de abril, o acaba de enterarse ahora como nosotros? ¡Anda, qué casualidad, Pedrito! ¡Cómo apuntas, macho! Habrá dicho para sus adentros en caso de ser cierta la segunda de las opciones.

Mira tú que si no lo tuvo en cuenta y llega a convocarlas para el sábado 27. ¡Se quedaba sin la paga por un día!

Eso sí sería un sacrificio por la patria. Le voy ahorrar a los españoles más de cien mil euros cada año mientras viva.

Ahí lo dejo.

2 Comentarios a “Un año y un día”

  1. Caplan

    Pues yo lo recojo y digo que. no creo en lñas casualidades , quizás en las sincronicidades y mucho mas en los cálculos y no precisamente renales.

    La bicoca presidencial es en verdad una super-bicoca, o superbicoca o super tomadura de euros de los bolsillos de los españoles, los cuales vamos camino de la desnutrición monetaria. en fin es una super vergüenza y una super hazaña de este sr que, espero me disculpe por llamarle sr.

    Vale que asi es y como dice un amigo de siempre y cuando siempre se le tercia, sentencia y dice con engolada voz ¡ es que es la ley y hay que respetarla ! aclaro que este amigo es abogado.

    Referente al amigo, a la ley y al respeto diré lo siguiente, que le dije a mi querido partner, tienes razón amigo y como buen abogado que eres ,dices siempre lo mesmo que es lo mismo, que es la ley, tú la acatas y yo siempre la protesto y yo me ajoygodo.

    Protesto por esta ley de la mandonga presidencial al mindundi de los eggs.

  2. Don Quijote.

    Pues nada, eso tiene facíl arreglo como hizo el nefasto Zapatero.
    Cuando el nuevo Gobierno tome el poder Ley al canto.
    Ley de Supresion de Pagas Vitalicias a quienes no hayan completado por lo menos un mandato completo de 4 años en el Poder.
    Y de paso creacion de la Ley de Responsabilidades Politicas para exigir por las Deudas Contraidas y el empobrecimiento del País a quienes así lo hubieran hecho con su correspondiente Capítulo de Responsabiliodades Subsidiarias del Partido que obstenta la Presidencia, no sea que el pájaro en cuestion se declare insolvente y quedemos los españolitos sin cobrar ni resarcirnos minimamente del daño ocasionado.
    Y factura al canto por el uso y disfrute a título personal de los Falcon del Estado y el cambio del mobiliario de la Moncloa colchon incluido.
    Y a seguir para adelante, malo sera que el próximo que venga no se lo piense dos veces antes de repetir las hazañas de su predecesor.
    Dado que no podemos darle los 1.001 latigazos en una plaza pública como harian los avanzados paises de la Alianza de Civilizaciones ni cortarle las manos por ladrones, por lo menos, que menos, que pagen él y su partido sus juergas con el Herario Público.

Comenta