Los tres poderes

Adiós, Falcon, adiós

Así da gusto. Los tres poderes cumpliendo su deber.

El judicial, dejándoles claro a los presuntos delincuentes que allí no se persiguen ideas, sino comportamientos. Que allí no se juzgan motivaciones, sino hechos. Que allí no se discute de política, sino que se aplica la ley. Señores, en resumen, que la soberanía del pueblo catalán es imposible.

El legislativo, poco más o menos a la misma hora, tumba unos presupuestos que en el fondo solo defendían los populistas, porque el precio a pagar por Sánchez y su partido iba mucho más allá de las actuales tarifas de mercado. Era un precio con pinta de crac y hasta ahí podíamos llegar.

Y si además se acude a la doctrina que en ese momento dicta el Supremo sobre la soberanía catalana, el autor de las cuentas se queda sin calderilla que soltar ante sus insaciables sostenedores.

Solo Podemos, aferrado a su caramerillo de Televisión Española y a sus chuches adyacentes, es incapaz de ver que se ha llegado al rien ne va plus de la legislatura.

Así, el ejecutivo, que estiró la cuerda hasta los máximos límites de elasticidad, reconoce en consecuencia la fuerza de los hechos, baja la cerviz y convoca elecciones.

¿Quién se habrá alegrado más de tal anuncio? ¿Los que venían solicitándolas desde que se da por finalizada la moción de censura que empodera a Sánchez hace cosa de ocho meses, o los barones del PSOE que se enfrentan dentro de nada a sus elecciones territoriales y que no querían ver al presidente en sus campañas ni en pintura, ni por wassap?

Es difícil medir esa alegría. Parece mucho más sencillo calcular la tristeza, ya que ésa se refleja a flor de piel en las caras de los socios, especialmente entres aquellos que basan su acción política en el principio “cuando peor, mejor”, porque a partir de ayer esto mejora.

Y no era fácil.

2 Comentarios a “Los tres poderes”

  1. Tolodapinza

    ¿Convocar elecciones? ¿Renunciar al Falcon? Creo que el voluntarismo y la buena fe del Sr. de Cora le hacen confundir sus deseos con la realidad.

    Apuesto a que el Consejo de Ministros de mañana servirá para que, a su término, la portavoza diga en su comparecencia ante los medios aquello de: «En vista de que los PGE que ha presentado el Gobierno no han sido refrendados por el Parlamento, este Gobierno ─tapándose la nariz─ ha decidido sacrificarse y terminar la legislatura completa, prorrogando los todavía vigentes PGE del Gobierno anterior, que tampoco estaban tan mal. Y aquí paz y después gloria, señores periodistas.»

    Juro que me encantaría estar equivocado.

  2. Ramón

    Por fin, ya está fuera el OKUPA de La Moncloa, sea quien sea el elegido, por lo menos será puesto por los votos de los ciudadanos (se me olvidaba “y ciudadanas”).

Comenta