Maduro, todavía

Eva Solla llevó la camiseta al Parlamento de Galicia en 2013

Es domingo. Hace frío, aunque no tanto como para abrir un telediario, como cuando no tienen sangre que llevarse a portada. Un español medita sobre Venezuela y decide que va a apoyar a Maduro, lo mismo que Évole, la Sexta, Roures e Iglesias.

¿Qué grado de extremismo ha de tener tu izquierda para pensar así?, se pregunta quien conoce la zafiedad del personaje, su afán explotador, sus ademanes tiránicos, su abismal ignorancia y el nulo balance de beneficios que acarrea para la prosperidad de su pueblo.

Évole lo sabe, Él vuela a Caracas y le hace la entrevista, pero al instante vuelve a España con un cohete en el culo. Roures ni va e Iglesias está de baja paternal.

Antes, cuando parecía que aquello cuajaba, había gente que se ponía camisetas de apoyo incondicional para ir al Parlamento con ellas _ Chávez, te lo juro, mi voto es por Maduro _, pero desde que se descubre la hambruna debajo del paraíso socialista, la moda decae.

Por eso, apuntalar hoy al heredero es algo que sobrepasa el grado de extremismo de tu izquierda y se convierte en mesiánico, como el maná. ¿Tanto paga el régimen? Parece ser que sí.

La última crónica que el redactor de Efe y antiguo empleado de Roures, Gonzalo Domínguez Loeda firma desde Caracas antes de ser detenido, comienza diciendo que las palabras más pronunciadas en los barrios marginales no son Maduro o Guaidó, sino hambre, miseria y pobreza.

No es una novedad. En esos barrios jamás se pronunciaron otras, salvo las de la jerga de delincuencia que arrasa la ciudad por las noches.

Pero ésa es la realidad. Si algún día el chavismo se planteó redimir a su pueblo, lo único que ha conseguido es extender la miseria hasta límites donde antes jamás había llegado. Y eso es un mérito solo al alcance de malvados y patosos.

2 Comentarios a “Maduro, todavía”

  1. EXPROPIESE... ...

    Un fulano iluminado que su única frase celebre es EXPROPIESE aprovechando su poder politico que algunos lo tomen como luz y faro de su ideología es sumamente preocupante.
    Aqui el raciocinio ni el sentido comun valen para nada, es el apostol pagano, es el mesías redentor que no redime de nada.
    Su discurso solo vale para aprovechados que quieren sacar redito de una imagen iconoclasta sin aportar nada que no sea lo peor del ser humano.
    Egoismo, egolatria, envidia, hipòcresia y cinismo a raudales.
    Eso es el chavismo y sus seguidores que por cierto seguidores que no son victimas de él sino aprovechados a su sombra.

  2. rois luaces

    Cuenta Ónega el Mayor en la biografía de San Suegos (José María de) que la madre murió a manos de quien le robó los ahorros que atesoraba para los estudios del hijo. Poco más o menos la eterna historia de Cuba, Venezuela…

Comenta