Vamos ganando a los puntos

La N del No. Tiene gracia. Rusia advierte a EE.UU. que no intervenga en asuntos de Venezuela. ¿Acaso no está interviniendo Rusia al decirlo?

La foto del momento refleja las calles de Caracas repletas de gente que apoya a Guaidó. Bien, pues lo único que se le ocurre al legalista de Garzón es reclamar la intervención del ejército venezolano para que los masacre e impida el golpe.

La sinrazón ha sido de tal calibre que el propio Garzón ha corrido a censurar sus propias palabras, consciente de que haberse colocado en un grado de represión al que solo él hizo mención en todo el mundo.

Iglesias no lo dijo. Seguramente lo piensa, pero se libra de rectificar. A él le basta decir que es un golpe de estado.

Ellos, que han sido los críticos más destacados contra la aplicación del muy constitucional artículo 155 para devolver la legalidad a una parte del estado español donde unos delincuentes pretendían instaurarse, defienden ahora al narco régimen de Maduro, acosado por la ley, el sentido común y la urgencia nacional.

Cuando todo esto pase, porque pasará, no se olviden los venezolanos de agradecer a quienes hoy claman por el mantenimiento de una dictadura que los acogotó desde el primer momento, sin otro plan a la vista que abusar del poder, internacionalizar su modelo, chapotear en las redes del narcotráfico e igualar a todos sus ciudadanos por el ras de la miseria.

No es tan grave como lo suyo, pero la tardanza de la UE, y de España en particular, a la hora de posicionarse ante los sucesos de Venezuela, favorece que los menos informados duden de la legalidad de Guaidó, o de la bondad de Maduro, que es como pensar que el holocausto judío tenía el respaldo de las urnas.

Ahora se disputa el segundo round. Tras el primero, Maduro ha quedado contra las cuerdas. Guaidó gana a los puntos. Pero ya se sabe que el heredero del Gorila Rojo tiene la baza que Garzón le reclama, el ejército.

Un comentario a “Vamos ganando a los puntos”

  1. Tolodapinza

    Y el ejército (cuya cúpula está puesta por Maduro) no apoya a Guaidó sino que apoya a Maduro. No hay más preguntas, Señoría. Fin del partido.

    Sólo queda imaginar una revuelta encabezada por los mandos intermedios y menores del ejército, y ya vimos como terminó una similar que se intentó en Turquía.

    Nada, mucho ruido y ninguna nuez. Es una lástima.

Comenta