Rancio desconocimiento

Rancios y modernillos

La nueva consejera de Igualdad en Andalucía, de Cs ella, escribió hace cinco años que la Semana Santa era rancia. Vete tú a saber si lo mantiene hoy, pues de todos es conocido que los políticos mudan de opinión como de bragas.

Recuerden, por ejemplo, que en abril del año pasado, Sánchez califica de rebelión lo ocurrido en Cataluña, pero en mayo lo rebaja de golpe y porrazo a la categoría de guateque.

O piensen en la pobre Ruth Beitia, que hace una semana da el salto hacia la presidencia de Cantabria, y ayer lo da hacia el tresillo del cuarto de estar.

Sabidos estos bruscos cambios de opinión, la consejera puede estar pensando hoy que las procesiones de Semana Santa _ ella las llama desfiles como haciéndose la tonta _, son el colmo de la modernidad, en competencia directa con los de Victoria’s Secret, o chorradas semejantes.

Quizá la consejera no ha tenido en cuenta que una de las acepciones de rancio es antiguo. Por ejemplo, todos los abolengos son mejores si son rancios. Por ese lado, las procesiones son rancias hasta decir basta, pues engarzan directamente con las del Día de la Sangre de Cibeles, y a ésta hay que situarla en el Neolítico, es decir, que podemos estar hablando de unos diez mil años de antigüedad por lo menos. Rancio abolengo, sin duda.

Ahora bien, si asimila antigüedad a antigualla, la culpa solo puede ser achacable a una muy deficiente educación que no ha sabido transmitirle el valor del tiempo, ni el de la ideas, ni el de la cultura. Es decir, una mierda de educación.

En cualquier caso, deseamos que la consejera pertenezca al grupo de los que cambian pronto de parecer; de tal modo que su gestión al frente de Igualdad no se vea perjudicada por esas pequeñas lagunas en el conocimiento del Neolítico a nuestros días, que se intuyen en su escrito de hace tan solo un lustro.

6 Comentarios a “Rancio desconocimiento”

  1. rois luaces

    La ilustración es implacable, con perdón

  2. Ramón

    El cambio de opinión y de parecer, está a la orden del día, en el mundo político, como bien dice José Cora, el ejemplo mas notable de los gobernantes actuales, de nuestro país, se encuentra en el presidente del gobierno, que en sede parlamentaria, dijo que era un gobierno de transición, para convocar elecciones en poco tiempo, esto debería ser palabra de caballero, que demuestra que no hay vergüenza, ni en los mas altos estamentos del gobierno. Hoy digo una cosa, mañana la contraria y nosotros a hacer palmitas con las orejas y a decir “si buana”.

  3. Caplan

    Caramba, caramba, una de las películas de mi preferencia, me encantan los musicales, es el Violinista en el tejado, unas de sus buenas canciones es ” Tradición ” me llega al alma, la verdad es que toda la película. Esta canción dice de lo sagrada que es la tradición y por desgracia como se le derrumba al protagonista por avatares de los ¿ nuevos, malos o qué ? tiempos, los tiempos son los de la Rusia Zarista. El protagonista dice en algún momento que gracias a la tradición consiguieron mantener el equilibrio durante “many, many years ” muchos, muchos años ¿ que como empezó ? pues no lo sé, así son las tradiciones , así son las familias, así somos mas humanos.

    La Tradición, las tradiciones , no todas merecen o pueden sobrevivir pero tampoco son como para ponerles la bota encima a todas, a todas sin distingos. Las tradiciones nos unen a nuestras raíces y que como muy bien dice Cora y en el caso, a raíces muy lejanas y profundas.

    Parece que nuestra vida actual no tuviera raíces, no tuviera una génesis, cualquier dia nos cargamos hasta la australopithecus Lucy que dicen fue nuestra primera madre, la madre de todas las madres corre peligro de muerte de una mala muerte , el olvido , quizás no y sea porque no sepa de ella ,de Lucy . Gracias a esta Sr de Cs ahora nos llevaría a un sin pasado y es posible que con ella ni siquiera ni un presente ni un futuro, osea todo oscuro y muy chusco.

    No digo que ciertas tradiciones sean buenas, la de lanzar cabras desde un campanario no creo lo sea , pero simbólicamente podríamos lanzar deseos y lo malo es que , creo, habría cola en el susodicho campanario.

  4. E-Jamón

    Lo que pasa es que cuando uno tiene un carguillo (darse cuenta que esta señora lo más que tubo fue novio), tiene que estrenarse en esto de las letras colocadas unas detrás de otras, a ser posible que formen algo inteligible para el gentío y demás.
    La moza, en vez de des entrelazar la teoría de cuerdas (sogas que decimos por aquí), o discernir sobre la nación de naciones que es España, tomo el camino de la santa semana y al ver tal magnitud de gente en fila de cinco, pues dijo lo que tenía que decir. Un desfile.
    Contratada.

  5. Tolodapinza

    Los políticos desean agradar y es por eso que hacen mangas y capirotes con la dialéctica con tal de caerle bien a cuanta más masa electoral mejor. Por el camino se dejan olvidada la coherencia y hasta la dignidad, ¡pero a quién le importa eso!

    Habría que recordar aquí una frase del gran Unamuno: «Defiendo mi santa libertad de opinión, incluso mi libertad de contradecirme si llegara el caso».

    Claro que Don Miguel no sólo no era un “mindundi agradaor” sino que tenía una férrea coherencia intelectual y una dignidad moral inmensa. Me imagino que si en verdad él hubiera llegado a contradecirse con algo afirmado con anterioridad, saldría valientemente a dar la cara y a explicar los porqués de tal mudanza de criterio; y por supuesto que todos lo comprenderíamos.

  6. Bartolo

    Algunos mudan de calzoncillos, léase Bauzá el balear.

Comenta