Las Cinco Llagas

El Parlamento está dentro

La disculpa es la igualdad, pero podía ser cualquier otra, porque lo que se pierden son las ubres ubérrimas de la vaca oficial, ese enorme ejemplar que no parece tener fin y de la que todos están siempre dispuestos para el ordeño.

Son muchos años sentándose cada mañana con la banqueta y el cubo delante del animal como para retirarse sin renunciar a una pataleta que calme el escozor, si eso fuese posible, o por lo menos que desluzca para la historia la llegada de Bonilla y haga buena la nunca demostrada superioridad moral de la izquierda.

Antifascistas se llaman, aunque sus modos y costumbres estén copiados de dos manuales totalitarios: Qué hacer cuando no nos gustan los resultados de las elecciones y Qué hacer cuando nos descubren llevándonoslo crudo.

Piensan los convocantes de estos escraches, manifestaciones y algaradas, que la gente solo acierta cuando les vota a ellos, o que su forma de administrar las arcas públicas no tiene premio o castigo, de acuerdo a cómo se haga, sino que son factores exógenos.

Por ejemplo, malignas influencias de ultratumba. De ahí tan acendrado amor al trasiego de tumbas, cuando en realidad ellos son los primeros en negar la vida eterna.

Para que todos defendamos esa superioridad moral resulta descorazonador ver cómo los cachorros de la izquierda, la izquierdita y la izquierdona desfilan ante el Hospital de las Cinco Llagas sevillano, que nunca tuvo mejor nombre. Esos lametones a sus heridas tienen efectivamente remedio, pero es dentro del edificio, no fuera. Dentro están los escaños dispuestos para ser llamados en conjunto el Parlamento de Andalucía.

El resto son fuegos de artificio que ya no engañan a nadie, salvo a quien los lanza, si así pretende ser recordado.

3 Comentarios a “Las Cinco Llagas”

  1. Tolodapinza

    Estos días triunfa en Twitter una frase dedicada a los miles de paniaguados por la gracia del socialismo andaluz durante cuarenta años: «Se os acabó el alpiste».

    No hay mejor definición ni más sintética.

  2. Caplan

    Claro que engañan Cora, engañan mas de lo que quieres creer, eres un buenazo y bien pensante, pero lamentando contradecirte si creo que , ENGAÑAN DE LA LECHE a muchos y durante mucho tiempo y ademas incluyo a los que se autoengañan, a los apesebrados que dicen no ser engañados, lógico lo digan, y los creadores de las mentiras mas grandes jamas contadas. vivímos en un ” estado ” de engaño permanente.

    Lo desesperante , entre otros desesperos, es que como bien dices solo quieren ser ellos, vivir ellos, tener la razón ellos y repartir las credenciales para ser como ellos y las de las hostias, eso creen pero, la cosa no va por ahí, las respuestas no se harán esperar.

  3. Ramón

    A mi se me cayó la venda hace muchos años, hasta el punto de que de votar socialista durante muchos años, pasé a no votar, a votar en blanco, etc., lo que tengo claro, es que, estos lobos disfrazados de corderos, no me vuelven a engañar, máxime ahora que se volvieron de lo peor para la economía de todos nosotros. Sin hablar de lo que nos cuentan de presupuestos sociales, yo pregunto ¿sociales para quién?, será para los catalanes que se llevan casi la mitad de la tarta de todos nosotros.

Comenta