Me quiero más que a mi vida

Se conoció en el paritorio y fue un flechazo

Hoy se acaba el ejercicio y pensábamos celebrarlo con una antología de los disparates anuales, como en los últimos tiempos, pero iniciado el recuento nos dimos cuenta de que la cosecha del 2018 había sido tan extraordinaria que cualquier volumen inferior a las mil páginas habría resultado escaso.

A nuestra ayuda acude Carmen Muñoz, concejal bilbaína de Podemos _ decir concejala es un ridículo gramatical tan grande como decir periodisto _, que acaba de oficiar una ceremonia conjunta de quince bodas de otras tantas mujeres que han decidido casarse consigo mismas, y nos ha parecido que la tontería es lo suficientemente mayúscula como para poner la guinda a un año tan pródigo en ellas como el presente.

El invento se ha bautizado como sologamia y no es la primera vez que ocurre. Fundamentalmente consiste en juramentarte que te amarás por encima de todas las cosas; es decir, que practicarás un egoísmo desorbitado a prueba de tentaciones solidarias. Y si algún día te haces daño pelando cebolla, debes pedirte perdón sin dejar que pase esa noche.

El placer te lo proporcionas tú con tu dedo solitario y si acaricias a otra persona, te has puesto los cuernos, o sea, los autocuernos, que es una de las creaciones humanas más extraordinarias que se recuerdan. Así se explica que los extraterrestres no se decidan a bajar. Temen contagiarse.

Nosotros que creíamos que el amor propio venía de fábrica, resulta que no, que te lo da una concejal desocupada que no tiene mayor preocupación en todo el Gran Bilbao que casar grillados.

Es de imaginar que tras colocarse a sí misma el anillo, la contrayente recibirá el Libro de Familia, que en su caso no pasará de ser un Selfie de Familia y va que chuta.

Esperen a que comiencen los divorcios. “Es que no me soporto”. Feliz año.

3 Comentarios a “Me quiero más que a mi vida”

  1. Tolodapinza

    Una ventaja sí que tiene la boda sológama de estas señoras bilbaínas. Es que no padecerán en la vida “maltrato de pareja”. Bueno, también pueden ─en un momento de ofuscación─ abofetearse a sí mismas. En tal caso, será digno de ver cómo se tramita la denuncia en comisaría y cómo sentará jurisprudencia el tribunal que se haga cargo de la querella.

    En fin, dejémonos de glosar fantochadas y pasemos a lo mollar.

    Es mi deseo que todos quienes participan en esta bitácora (creador e intervinientes) tengan un año 2019 a rebosar de salud y felicidad.

  2. Caplan

    Es mas de lo mismo, de lo mismas idioteces que en esta triste historia diaria se convierten en numerosas y aplastantes. Aplastan las sensibilidades, destrozan el intelecto y le imprimen un proceso involutivo a la especie ¿ homo sapiens ? que aturde y desespera.

    Esto que está pasando nunca lo vi, no se si históricamente alguna vez hubo tantos idiotas al mando de una nación pero ciertamente algo se esta moviendo bajo y por encima de nuestros pies y algo no precisamente alentador.

    Destacan por memos, por sus memeces, apabullan y lo mas preocupante es ¿ hacia donde nos llevarán, que nos tienen preparado , quizás un cisne negro ?.

    Se están teorizando futuros sobre lo el devenir de Europa, se teorizan cambios nada halagüeños debidos a las reacciones populares ante la corrupción, la baja calidad democrática y de los responsables de todo ello, los políticos.En España podrían ser cambios convulsivos a nivel termonuclear.

    Feliz Año Nuevo .

  3. Ramón

    Pienso que el cupo de jilipollas de España, esta agotado, espero que para el nuevo año, no halla que aumentar el cupo, puesto que es una enfermedad tremendamente contagiosa, para la cual no hay vacuna y le temo mas que a la gripe.
    ¡¡FELIZ AÑO A TODOS!!.

Comenta