Ahora con Companys

Las hermanas Fradera Ferragutcasas, tres de las 8.000 víctimas des(controladas) de Companys

A Companys se le hace responsable de varios miles de asesinatos, vía fusilamientos, vía justicia proletaria; esto es, linchamientos al amanecer. Llego, torturo, mato.

Bastaría uno solo para no tenerlo entre los personajes a respetar, pero la ignorancia del Gobierno y su especial capacidad para manipular la historia son tan destacadas a partes iguales que ahora se ha enfangado sin necesidad en un nuevo y asqueroso charco.

Companys es uno de esos personajes amnistiados por el pacto de convivencia constitucional que dio vía libre para levantar merecidamente las alfombras de Franco, pero para guardar los polvos de todos los demás, en especial si cojearon de la izquierda y si además eran catalanes.

Bueno vale, pues dejemos que hagan de Companys un mártir si con ello rebajamos los niveles de crispación. Que hablen los historiadores lo que tengan que hablar y calle el resto.

Craso error, aunque todo iba aceptablemente bien hasta la llegada de Zapatero, la memoria histórica y ese invento electoral que se saca de la manga y que confiesa con imprudencia al micrófono abierto de Gabilondo para ahorrarnos especulaciones: Queremos que aumente la tensión, ¡más madera!

Y ahí acabó el consenso. Podemos y Vox son los hijos naturales de Zapatero, uno de cada cuerda, para que nunca nos falte tensión. Eso sí, habiendo uno, nada hay que desaconseje el otro.

Ahora va el atolondrado que tenemos por presidente y se le ocurre aprobar un rechazo al Consejo de Guerra que lo condena a muerte, no como un acto de justicia histórica, pues de ser así no tendríamos siglo para reparar, sino como un mamoneo ante quienes lo han cogido por el escroto manu militari. Los enemigos acérrimos de todo lo que él está juramentado para defender, con obligación de dejar su cargo colgado del perchero si se ve imposibilitado de hacerlo.

Un comentario a “Ahora con Companys”

  1. Tolodapinza

    O los libros de historia mienten (que en muchos casos, también) o Companys es uno de los sujetos más abyectos que ha dado nuestra política. Están documentados los centenares de expedientes de fusilamiento bajo su mandato a los que él dio el ‘placet’. Al parecer, eran disidentes. Hombre, hacer eso, muy democrático no es. Por no hablar de los otros muchísimos crímenes efectuados por ‘elementos incontrolados’ mientras Companys hacía como que no se enteraba. Estos actos tienen la gran ventaja de que no están documentados, mira por dónde.

    Ya no es de ahora, con la componenda de este viernes del Doctor ante Chistorra de eliminar de las actas el consejo de guerra que se le hizo a Companys. Desde muchísimo antes, desde 1979 si la Wikipedia no está confundida, los políticos autonómicos catalanes rebautizaron solemnemente una bella y céntrica avenida barcelonesa con el nombre de ese asesino sectario.

    Sólo con una decisión municipal/autonómica así nos podemos hacer una idea del grado de tendenciosidad que ya en 1979 dominaba las mentes de “aquellos fraternales, sonrientes y aperturistas” políticos catalanes; y el pueblo llano tragando, y el gobierno central tragando más todavía. Hasta hoy.

Comenta